Cicla Express, mensajería amigable con el ambiente en Ibarra

Ibarra. Rosa Matute es ingeniera industrial, tiene 27 años y es la creadora de Cicla Express, una mensajería ecológica que inició en marzo en Ibarra.

El chaleco verde, el casco y los guantes forman parte de su seguridad mientras va en la bici.

La mensajería la hace sola de lunes a miércoles, mientras que su compañera Diana Vargas la acompaña los jueves y viernes. Santiago Pérez también forma parte de este emprendimiento y entrega los encargos con Rosita los sábados.

Rosa o Rosita como muchos la conocen, dijo que se diferencian de los demás de tener una mochila térmica para transportar la comida, que es lo que más pide el cliente.

Desde las 09:00 empiezan a llegar los mensajes al whatsapp de Rosita. Mientras hablaba con nosotros recibió un texto de un pedido.

Inmediatamente con Diana se trasladaron hasta el lugar donde preparan la comida, en este caso Los Maizitos, retiraron el pedido y entregaron al cliente.

Así es como este grupo de jóvenes trabajan en sus bicis respetando también las señales de tránsito.

La creadora de este novedoso emprendimiento contó que la idea nació andando en bici. “La bicicleta no es solo un medio de transporte, también genera recursos económicos”.

Tarifa. Rosita comentó que los días de semana no tienen muchas entregas, pero el sábado es cuando más pide la gente.

Cicla Express hace todo tipo de mensajería, trasladan paquetes, documentos, medicinas, bebidas, helados y comida. Además, cuentan con dos socios aliados: Tigrillo Express y Los Maizitos. La tarifa mínima de la mensajería es de un USD 1,25 y el kilómetros extra es de 35 centavos, pero cuando son clientes aliados hay un monto preferencial de 1 dólar pero siempre y cuando las distancias sean cortas.

Para hacer pedidos a Cicla Express y hacer pedidos a Cicla Express lo pueden hacer al número 0992994970 i a través de Facebook buscarlos con el mismo nombre.

Diana Vargas y Rosa Matute recorren el centro en bici respetando las señales de tránsito.
Rosa Matute (i) y Diana Vargas ordenan un producto que fue pedido por un cliente en el centro de Ibarra.