Héctor Guillermo Chuquín pide no bajar la guardia ante la Covid

“Estoy terminando de pasar una temporada de aislamiento, yo soy un caso positivo y estoy superando la enfermedad”, comentó Héctor Guillermo Chuquín, presidente del Gobierno Autónomo Descentralizado de San Antonio de Ibarra, quien es parte de los contagiados de COVID-19 que hoy por hoy pueden contar que la libraron.

El dirigente vivió de cerca la dolencia y desde este martes, una vez que los doctores le hayan dado el alta médica, retomará sus labores, pero con una visión de reforzar las campañas de prevención por distintos canales para que en la parroquia los casos no aumenten y los ciudadanos tomen todas las medidas necesarias para no contagiarse.

Según datos oficiales del Ministerio de Salud, en la provincia de Imbabura se registraban hasta el sábado 10.616 casos confirmados y en el cantón Ibarra la cifra era de 5.454, por lo que las alertas están activadas.

A nivel nacional los casos confirmados por la cartera de Estado eran de 358.157, esto mientras en el país ya se han registrado los primeros casos de las variantes brasileña o la de Nueva York, que son mucho más contagiosas.

“A veces uno nunca sabe de dónde mismo se contagió y por eso ahora el cuidado es individual, si nosotros nos cuidamos, cuidamos al resto”, comentó Chuquín y es por ello que con su testimonio desea concientizar.

“Esto no es un chiste, ni algo pasajero, esto necesita el cuidado de todos”, agregó y acotó que ahora las campañas irán direccionadas para que los jóvenes no salgan porque en muchas ocasiones ellos podrían llevar el virus a casa y contagiar a las personas mayores.

En caso de salir, Chuquín pidió que se utilice bien la mascarilla, que se respete el distanciamiento social, que se aplique alcohol en las manos y de ser posible que estas se laven constantemente.

“Esto es tremendo y quisiera que nadie lo pase, para mí fue un vía crucis el tratar de conseguir oxígeno”, aseguró. Los dolores en el cuerpo también fueron intensos.
Pidió a la población cuidarse cada vez más y a las otras autoridades hacer controles con la gente.