Chorlaví, un sector afectado por las lluvias

Los moradores de la Ciudadela Andrea Tobar, en el sector de Chorlaví, parroquia San Antonio de Ibarra, durante el aguacero ocurrido esta semana, se han visto muy afectados con el deslizamiento de tierra que ocasionó la caída del puente en la quebrada seca de Chorlaví.

La Ciudadela Andrea Tobar colinda con la quebrada seca de Chorlaví. Según María Belén Heredia, moradora del sector y representante de la Ciudadela, durante la lluvia del pasado lunes 17 de mayo, se desprendió una parte de un paso a la altura de la nueva vía.

Esto ocasionó graves afectaciones en algunas viviendas de la parte baja del sector. Heredia señaló que algunas de las casas perdieron partes de las construcciones como el patio, además de pérdida de pertenencias debido a las inundaciones.

Héctor Chuquín, presidente del GAD parroquial de San Antonio, señaló que se realizaron visitas a este sector para verificar los daños ocasionados en las viviendas cercanas a la quebrada a causa de las lluvias.

Con respecto a la gestión realizada, Chuquín mencionó que han coordinado una visita con los técnicos de Obras Públicas tanto de la Municipalidad de Ibarra, como del Gobierno Provincial, para que conjuntamente con el GAD parroquial y los vecinos puedan analizar los problemas que existen y ver la posibilidad de una intervención con los tres niveles de gobierno.

“Buscaremos la posibilidad de una solución lo más urgente, pero no es fácil, son afectaciones significativas”, expresó.

Además del daño en este sector, el presidente del GAD parroquial, indicó que hay otros problemas y afectaciones en la parroquia, con respecto a las acequias y canales que llevan el agua hasta los sectores productivos.

En el tramo que va desde la Panamericana hasta el anillo vial, se han derrumbado canales de cemento u hormigón construidos para llevar el agua a los sembríos.
“La lluvia lo que ha hecho es acabar las bases y derrumbarlas”, dijo Chuquín.

La afectación en estos canales, representa un gran problema, ya que se acerca el verano y con él, la temporada de siembra, y si el daño no se soluciona pronto, el sector productivo quedará desprotegido sin la provisión de agua necesaria para la actividad.

Dentro de las gestiones también se busca una visita técnica por parte de la Municipalidad y Gobierno Provincial para trabajar conjuntamente con el GAD parroquial y los representantes de juntas de agua.