China: más que una potencia (I)

Ana FernandezChina ha sido siempre un país lleno de controversia, un enigma para el mundo occidental, una meca de comercio y producción, un punto notorio de contaminación y unos tintes ecologistas diseminados aquí y allá.

China ha tenido la capacidad de, pese al paso de los años, permanecer envuelto en un velo de misterio inexpugnable. Numerosas son las noticias de este país asiático que alberga a un cuarto de la población mundial, cerca de 1 244 millones de personas que habitan en los casi 10 millones de kilómetros cuadrados que posee de extensión.Pese a ostentar el título indiscutible de potencia industrial, es uno de los país más herméticos de la esfera terrestre, que reduce a límites minúsculos sus declaraciones públicas, pero logrando con las decisiones tomadas causar conmoción en la población mundial.

Los estadounidenses solían decir en los años sesenta que cuando China estornudaba el resto del mundo se enfermaba, y hasta ahora esto no ha tenido mayor variación. Las decisiones de este país que hasta hace poco estaba cerrado a cualquier signo de globalización, han tenido la capacidad de causar polémica a cualquier nivel, desde derechos humanos, hasta ecología y legislación del trabajo, pasando por una amplia gama de leyes y modos de producción variados.

Los puntos más álgidos de las discusiones sobre este país están centrados en los temas de contaminación y de ecología, con una balanza que fluctúa entre excelentes decisiones desde el punto de vista ambientalista y modos de producción altamente contaminantes. Los escándalos no se han hecho esperar tampoco y han estado llenos de defensores y de detractores.

Desde una represa que pretende ser la más grande del mundo y salvar la vida de cientos de miles de personas, pero eliminando por completo acerbos arqueológicos de cien mil años de historia y enormes cantidades de bosques, hasta una gran muralla verde que frena el proceso de desertificación y colabora en la reducción del CO2 pero que elimina el paisaje natural, hasta una férrea legislación que obliga a toda persona a plantar árboles y promesas para implementar las energías renovables, pasando por estudios internacionales que arrojan altos índices de contaminación en el país oriental… 

Ana Fernández

      anaifernandezm@hotmail.com