Champions: Llegó la hora de la verdad

altEUROPA. Dos años después, Barcelona y Manchester, dos de los notables del concierto europeo, se vuelven a citar en la final de la Liga de Campeones, un partido plagado de simbolismo para ambos que se juega en Wembley, en la casa del fútbol, allí donde culés y ‘red devils’ conquistaron su primer gran cetro continental.

Se vieron las caras en 2009, cuando los de Pep Guardiola ganaron con suficiencia (2-0), y volverán a estar frente a frente este sábado.

 Dos técnicos con diferencias. Cuando Alex Ferguson se sentó por primera vez en el banquillo del Manchester United en 1986, Pep Guardiola tenía 15 años y apenas era un proyecto de futbolista en la cantera del Barcelona. Son carreras y generaciones muy diferentes, casi antagónicas.

Pero 25 años después, Ferguson sigue en Manchester y Guardiola en el Barça. Los dos técnicos lucharán hoy por conquistar el trofeo de la Liga de Campeones en el estadio de Wembley defendiendo esos mismos colores.

  La experiencia pesa. Ferguson, de 69 años, es una institución del fútbol. Pocos entrenadores pueden presumir de dirigir el mismo equipo durante tanto tiempo.

El arribo del escocés al banquillo de Old Traford fue toda una revolución. Ferguson lavó la cara al United y modernizó la institución. Los resultados no tardaron en llegar.

Con Ferguson, los Diablos Rojos han conquistado 12 ligas, la última hace unas semanas, para alcanzar los 19 títulos, desbancando al Liverpool (18) como el club más laureado de Inglaterra. De los 59 trofeos que lucen en las vitrinas del United, 36 se ganaron en la era de Ferguson.