César Escobar: ‘Estar libre de drogas es significado de vida’

proEl mayor de Policía César Escobar, jefe de la Unidad Antinarcóticos de Imbabura, afirma que la campaña para el combate de drogas es una prioridad en la provincia.

 

El microtráfico acecha a los adolescentes ¿qué medidas toman para combatirlo?

Los jóvenes y los adolescentes son el grupo vulnerable. Por las denuncias de tráfico de drogas. En instituciones educativas implementamos el año anterior un plan piloto que se denominó sendero seguro y hoy se llama yo vivo mi colegio libre de drogas, bullying y violencia sexual, que ha tenido magníficos resultados.

¿En qué momento puede ser detenida una persona que porte droga?

Una persona con 0,5 gramos de droga podría estar dedicada al microtráfico y, una persona con dos o tres gramos podría ser un consumidor. Cualquier persona que se encuentre en porte de drogas, cualquiera sea la cantidad, nosotros como Policía la detenemos. En el proceso legal se determinará si esa droga era para consumo o para microtráfico. Si estaba en porte se somete a un examen psicosomático y si es consumidor recupera su libertad porque el consumo de droga no es penalizado; nosotros como Policía inclusive lo tomamos como una enfermedad.

¿La heroína es lo mismo que la droga H?

En nuestra provincia no hemos tenido casos de incautaciones de heroína o H. La droga H es un compuesto químico elaborado en base a heroína. Es altamente adictiva. En la Costa, sobre todo en Guayaquil, es en donde más tenemos casos de H, especialmente en unidades educativas.

¿Cuáles son los principales efectos de la droga?

En este caso, la heroína es un depresivo, la cocaína es un estimulante, la marihuana es un alucinógeno. Cada droga tiene sus efectos diferentes, pero todas alteran el sistema nervioso central. La droga causa adicción tanto física como psicológica. Hace que el cuerpo tenga más deterioro, lo que destruye integralmente a la persona. Microtraficantes se acercan a colegios y estudiantes también llevan la droga para venderla a sus compañeros El consumo es una puerta abierta para la distribución. Los traficantes llegan con la sustancia y primero la regalan. Al siguiente día ya le cobra. La dosis por lo general cuesta de un dólar a cinco dólares.

¿Cuántos adolescentes han sido aislados en Imbabura por microtráfico en lo que va del año?

En la provincia en lo que va del año, tenemos un total de 36 eventos en donde hemos encontrado jóvenes distribuyendo, consumiendo o con artefactos para consumo. 16 han sido recuperados y entregados a sus padres haciendo conocer que estarían en problemas de drogas y 26 han sido aislados por encontrarlos en posesión de drogas y los direccionamos a un profesional de la salud para que lo trate. Estamos interviniendo en 125 unidades educativas.

¿En las caídas o fiestas ilegales, a la que asisten menores de edad, también consumen drogas?

Hemos tenido tres casos particulares en los que encontramos droga en estas caídas donde hay adolescentes. Obviamente licor, hemos encontrado droga sintéticas, estimulantes sexuales. En la misma publicidad que hacen para las caídas ya se ponen dibujos de la marihuana o se dice que habrá libre albedrío para todo. Una cosa es una fiesta donde no haya licor y otra cosa muy diferente es, desde la invitación, se promociona el consumo de drogas y otro tipo de actos que no van con la edad de los chicos.

¿Qué papel cumplimos los padres con nuestros hijos adolescentes para ser una guía?

Pensamos que en la casa se debe ayudar controlando dónde están sus hijos, qué están haciendo, percatándose de la actitud, dándoles cariño…

¿Cómo un padre puede percatarse que su hijo está en el mal camino de las drogas?

Un padre de familia sabe cómo es su hijo. Si tiene un cambio repentino de actitud, en su aspecto físico e incluso monetario, son varios factores de alerta que pueden permitir al padre darse cuenta que algo está sucediendo. Los padres pueden recurrir a la Policía para orientarlos.

¿Desde qué edades existe el problema del uso de drogas?

Hemos visto a adolescentes desde 10 años, niños prácticamente, que están portando drogas y consumiéndolas.

¿Cuántos uniformados realizan los controles?

Tenemos 37 agentes distribuidos en las 125 unidades educativas.

Su mensaje para que los adolescentes puedan decir No a las drogas

Los problemas no se solucionan con drogas. Ya o decimos dile No a las drogas porque a veces los jóvenes por interés de lo prohibido accedan más. Lo que hacemos es decir Yo vivo, Yo vivo el deporte, la danza, el teatro sin drogas. Esto es la alternativa positiva y si llama yo vivo, porque pensamos que estar sin drogas es vivir. No tenemos que esperar a que nos pase a que nos pase a nosotros para tomar una decisión. Hay gente que consume y puede ver, incluso físicamente cómo esa persona se degrada.