Cerca de 18 años ayudando a los pacientes con cáncer

Ibarra. Con la finalidad de ser solidarios y ayudar a aliviar el dolor de los pacientes, se creó hace algunos años el voluntariado de Solca Imbabura conformado por aproximadamente 20 personas.

Mientras los especialistas y empleados de la Unidad Oncológica de Imbabura atienden a los usuarios, Rosario Gómez dedica unos minutos de su tiempo para adquirir una prenda de vestir y destinar el dinero al voluntariado de Solca.

“Me siento muy bien porque es una colaboración, siempre que vengo compro algo”, dijo Rosario.

El objetivo según esta paciente es ayudar a las personas que más lo necesitan y no tienen presupuesto para pagar cualquier tratamiento. Cecilia Hinojosa de Yépez es una de las fundadoras del voluntariado, “como yo no tengo ningún título académico cogí esta rama del voluntariado”.

Explicó que esta formación consiste en ser solidarios con los pacientes que llegan cada día a Solca.

Así mismo informó que la misión de la institución es ayudar a aliviar el dolor de cada paciente.

Implementación. “Hemos organizado desde hace algún tiempo este almacén con gestiones personales”, dijo Cecilia mostrando la variedad de prendas de vestir que tienen en el almacén, ubicado junto a la Unidad Oncológica en Ibarra. La voluntaria también indicó que la colaboración personal es un capital que no tiene precio. El proceso para ayudar económicamente es a través de la trabajadora social, Cecilia contó que analizan los casos de personas con cáncer y el voluntariado asume esos gastos.