Centros infantiles son una prioridad

p11f1

 Los Centros Infantiles de Otavalo están cambiando de fisonomía. A pesar que las situaciones no son las mejores en algunos casos.  Peguche, González Suárez y San Rafael son muestra de ello.

 Peguche. De acuerdo a Pacífico Fichamba presidente de la Junta Parroquial, el panorama es alentador. Su prioridad está la educación, por eso no escatima esfuerzos para las mejoras. “Tenemos ocho centros infantiles y cerca de 200 niños”, explica. De acuerdo a lo prevista para este año se tiene presupuestado 45 dólares que serán distribuidos en el tema de adecuaciones y materiales didácticos.

 Ejes de trabajo Fichamba basó su cronograma de trabajo para este año en cuatro ejes temáticos. A parte de la educación el medio ambiente, obras públicas, desarrollo de la economía solidaria y salud son parte de la agenda.

González. La construcción del edificio para el centro infantil ‘Sumakwasi’ es una realidad. El Centro está localizado en la comunidad de Pijal, sector centro; a 4 kilómetros de la cabecera parroquial. En el Sumak Wasi, 25 niños son atendidos por las promotoras, gracias a un convenio con el Mies-Infa.

 Reacciones. Isaías Quilumbaquín, presidente del Gobierno Parroquial, explicó que esta obra tiene como objetivo contribuir al derecho de la niñez y su educación en el sector. No todo es color de rosas.  En la parroquia dejaron de laborar doce promotoras por las nuevas exigencias del MIES. De  acuerdo a las nuevas disposiciones las promotoras deben estar en proceso de profesionalización.

San Rafael. Los nueve centros asistenciales están en buenas condiciones. La preocupación de la Junta Parroquial es latente. Según Susana Oyagata se da cumplimiento al decreto ejecutivo 179 donde se Declara la  Política del Estado la protección integral de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, con la finalidad de lograr su desarrollo integral en un marco de libertad, dignidad y equidad.

 Con resultados. Esa iniciática concuerda con la disminución de 18 puntos en la tasa de desnutrición en menores de cinco años en   los últimos  20 años.  De acuerdo a los datos que se maneja desde el MIES Infa, en la década de los 80 era del  41%,  mientras que el 2011 bajo al 23%, revela el  informe del Observatorio de los Derechos de la Niñez y Adolescencia (ODNA), tras una investigación entre 1990 y 2011.