Al menos 100 personas trabajaron para apagar el incendio ocurrido entre dos provincias

Hasta el mediodía de este martes 4 de agosto, el incendio forestal que afectó al cerro Imbabura fue controlado, tras casi 24 horas de ardua tarea de aproximadamente 100 personas entre guardaparques, bomberos, militarles, policías, funcionarios de GAD y moradores de varias comunidades lograron controlar y liquidar con éxito dos incendios forestales ocurridos en el sector del Mojanda y Cerro Fuya Fuya en el límite entra las provincias de Pichincha e Imbabura y el volcán que lleva el mismo nombre de la segunda provincia.

En Mojanda la mayor parte del flagelo que afectó a esta zona desde el pasado domingo, también estaba apagado así lo dio a conocer el jefe del Cuerpo de Bombero de Otavalo, Carlos López. Un análisis preliminar evidenció que afectación producida por los incendios forestales corresponde a áreas de cobertura de ecosistemas de páramos de pajonales con remanente de bosques y vegetación arbustiva nativa, así como también de mamíferos, aves y microfauna característica del sector.

 

En Mojanda
El incendio inició la tarde del domingo en el sector de las lagunas. Según el jefe de los bomberos de Otavalo, Carlos López, un descuido por parte de un grupo de visitantes que estaba realizando una parrillada dentro del pajonal habría provocado el inicio del flagelo que dejó cientos de hectáreas de pajonal reducidas a cenizas.

Los trabajos para tratar de controlar y sofocar este incendio que afectó a la zona del Fuya Fuya se llevaron a cabo con personal bomberil de Otavalo, Quito, Pedro Moncayo, personal municipal de Otavalo y otros cantones, fuerza militar y habitantes de comunidades cercanas.

En el Imbabura
Aproximadamente a las 13:00 del día lunes, cuando la mayor parte del personal bomberil de Otavalo se encontraba trabajando en Mojanda para controlar el incendio, por medio de redes sociales se daba a conocer el inicio de otro flagelo en las faldas del Imbabura.

Los habitantes de comunidades cercanas rápidamente se activaros para tratar de apagar este incendio, pero a pesar de que trabajaron hasta altas horas de la noche, no lograron conseguir este objetivo.

Desde la madrugada de ayer, bomberos de los cantones Otavalo, Pimampiro, Santo Domingo y Puerto Quito; personal militar, miembros de la brigada Cotacachi Cayapas, agentes de Control Municipal de Otavalo, y personal de la Prefectura colaboraron, en dos grupos de trabajo para controlar los incendios, Tanto de Mojanda y el cerro Imbabura.

“El apoyo de los habitantes de las comunidades cercanas al cerro Imbabura fue importante y gracias a la colaboración de todos pudimos controlar este incendio”, dijo López.

Las Brigadas

Daniel Segura, gerente del Programa Amazonía Sin Fuego, señaló que “las brigadas forestales desplegadas en los dos flagelos utilizaron técnicas de ataque directo e indirecto, utilizando medios terrestres como aéreos para el control y liquidación durante aproximadamente 12 horas de trabajo desde las primeras horas de la mañana.

Se presume que estos incendios forestales fueron ocasionados por una fogata mal apaga en el Mojanda y, una práctica negligente y anti técnica de quema agrícola que se salió de control, una situación lamentable por los bienes y servicios ecosistémicos que representan los ecosistemas naturales presentes en las zonas afectadas”.

Marcelo Yacelga, presidente de la Junta Parroquial Miguel Egas Cabeza Peguche, reconoció que “es muy doloroso ver cómo tanta naturaleza se destruye y esperamos que no tengamos más inconvenientes ahora que ya está controlado”.

En los próximos días se presentará una valoración completa de las hectáreas y de la biodiversidad afectadas por los flagelos, así como de los costos de la operación de combate de incendios forestales.