Cenáculo mariano en La Victoria

mauro aguirreManteniendo la fraternidad sacerdotal, un grupo de hermanos presbíteros de la Diócesis de Ibarra, venimos celebrando los encuentros mensuales del movimiento sacerdotal mariano en cada parroquia de los participantes.


Esta hermosa acción de espiritualidad está guiada bajo la tradicional devoción del Santo Rosario; desde la administración del Cardenal Bernandino Echeverría es esta Iglesia particular se ha perseverado en estos encuentros de formación permanente, el mismo que nos motiva a una sana amistad y fraternidad entre hermanos sacerdotes para continuar con alegría nuestro ministerio de servicio al Pueblo de Dios.
El Papa Francisco en su Exhortación Apostólica “Alegría del Evangelio” nos dice: en una civilización paradójicamente herida de anonimato y, a la vez obsesionada por los detalles de la vida de los demás. Impudorosamente enferma de curiosidad insana,  la iglesia necesita la mirada cercana para contemplar, conmoverse y detenerse ante el otro cuantas veces sea necesario.
En este mundo los ministros ordenados y los demás agentes de pastorales pueden hacer presente la fragancia de la presencia cercana de Jesús y su mirada personal, este es el arte del acompañamiento, para saber reconocer la situación de cada sujeto ante Dios y ante la vida. El Evangelio nos propone corregir y ayudar a crecer a una persona, pero sin emitir juicios sobre su responsabilidad y culpabilidad.
Al acercarnos al mes de la Santísima Virgen, todos los católicos debemos mantener el rezo piadoso del santo rosario en familia. El actual Santo Juan Pablo II quien nos dejó los misterios luminosos, decía que su oración preferida era el rosario y su testimonio relata ese amor especial a la Madre de Dios.
El miércoles 30 del presente será el cenáculo en el templo de Fátima de la parroquia eclesiástica La Victoria, allí se compartirá con los hermanos sacerdotes estos momentos de oración y fraternidad. Que la Reina de los Apóstoles, nos mantenga en el amor fiel a Cristo y su Iglesia. Con el Espíritu Santo en medio del pueblo siempre está María.

 

Padre Mauro Aguirre
ESPECIAL PARA “EL NORTE”