Cementerio, un barrio de constante turismo

cementerioTULCÁN.  Barrio Cementerio es el nombre del sector más insigne de Tulcán.

Icono turístico. Este lugar alberga al camposanto Azael Franco, obra de un total de 8 hectáreas  convertida en ícono turístico por las esculturas en ciprés que evocan figuras representativas de la flora y fauna del Ecuador y de las culturas romanas, griega, inca, azteca y egipcia. El camposanto se divide en dos zonas: la primera ubicada en la parte frontal del cementerio, conocida como “Parque de los Recuerdos” y la segunda ubicada en la parte posterior, bautizada con el nombre de “Altar de Dios”.

Historia de siglos. Kléver Simbaña, llegó desde Quito para visitar Tulcán y  desde luego el Cementerio Azael Franco que fue fundado en 1932 y que se creó para reemplazar el antiguo panteón de la loma de Santiago que fue afectado en el terremoto de 1923.
En aquella época era importante cumplir la norma general que exigía que estos lugares estuviesen fuera de las zonas pobladas para evitar epidemias.
Lugar activo. Hoy el barrio Cementerio que existe por más de 60 años es un barrio eminentemente de turismo, pues a diario cientos de visitantes llegan desde el interior del país y de Colombia  a visitar las esculturas en ciprés y llevarse un recuerdo de esta obra declarada “Patrimonio Cultural del Estado” en 1984.
Diego Benalcázar, menciona que el Cementerio Azael Franco, hace parte en realidad de la riqueza carchense. De allí que el camposanto es un lugar común de visitar y recorrer en familia.  
Para ello, hace varios meses la Municipalidad instaló iluminación estética en el sector de ingreso y existe el proyecto de construir un boulevard que además de resaltar el lugar y ser turísticamente atractivo, ordene espacios para la venta de flores y artesanías que hay en los exteriores.
Tiendas, pequeños locales de comida rápida, cafeterías y demás circundan a este barrio que por la presencia del camposanto es activo todos los días del año y de manera particular el 2 de noviembre, fecha en la que se estima que más de 1500 personas ingresan a visitar a sus difuntos.