Cementerio tulcaneño, un atractivo patrimonial

Tulcán. En el Día de los Fieles Difuntos, el cementerio de Tulcán José María Azael Franco, no solo recibe a los familiares de quienes aquí reposan. También abre sus puertas a miles de visitantes que en estas fechas llegan desde otras provincias del país e incluso de otros países a conocer las famosas Esculturas en Verde.

Turistas. Glen García fue uno de lo cientos de viajeros que llegó desde Guayaquil para visitar por vez primera el camposanto tulcaneño que desde el 28 de mayo de 1984 ostenta el título de Patrimonio Cultural del Estado.

Junto a su esposa y dos amigos recorrieron este lugar que hasta ayer solo habían visto a través de reportajes. Aunque admite que el frío los sorprendió un poco, aprovechó el sol del mediodía para recorrer el Parque de los Recuerdos, admirar las figuras de ciprés y plasmar fotografías de su paso por el norte del país.

“Es único en el mundo y aún hay gente del país que no lo conoce” dijo Stefany Demera, visitante también guayaquileña.

Patrimonio. Esperanza Moreta, directora de Turismo del Municipio de Tulcán, explicó que la mayoría de visitantes que llegan por turismo son colombianos que arriban en número de 12 mil cada año, seguidos de los chilenos. Tres guías ayudan a los grupos a recorrer más de 300 esculturas alusivas a las culturas precolombina e inca, pero también egipcia, romana, griega y azteca.

La arquitectura grecorromana del camposanto se conjuga con el paisaje de los volcanes Chiles y Cumbal que en días despejados se pueden observar desde este punto. El camposanto tiene 8 hectáreas y posee tumbas ilustres como los geodésicos franceses.