Cementerio indígena sigue sin permisos

cementerioLa nueva directiva del cementerio indígena de la Unión de Organizaciones Indígenas del Cantón Otavalo (Unorinco) ‘Samashunchik’, asegura haber iniciado el proceso para la obtención de los permisos de funcionamiento que se requieren   este tipo de establecimientos. 

CAPACITACIÓN. Rafael Ruiz, presidente de Unrionco Samashunchik, que lleva tres meses en su cargo, aseguró estar ‘pagando los platos rotos de anteriores administraciones’. ‘Por medio de la prensa nos enteramos que hubo una capacitación para administradores de cementerios. El pasado miércoles fuimos a la dirección de salud para pedir información de este tema y ya estamos iniciando el proceso’, aseguró el presidente. 

SANCIÓN. El camposanto indígena de Otavalo, también tiene que pagar una multa por no haber obtenido el permiso del año anterior, que según Ruiz, asciende 1700 dólares. ‘La administración anterior no ha cancelado este valor al Ministerio de Salud Pública, pero, como ya tenemos conocimiento de la misma tenemos que cancelar’, aseguró el representante del cementerio. 

OTRO CEMENTERIO. A diferencia de este establecimiento, el cementerio de Otavalo ‘Jardín de Oración’, es uno de los pocos, según Omar Flores, secretario del mismo, que ha cumplido con el 99% de los requisitos para funcionar. ‘Tenemos cancelado por adelantado el permiso de funcionamiento y solo tenemos observaciones secundarias que tenemos que cumplir, como por ejemplo dotar de uniforme al conserje, entre otras’, dijo Flores.  

MEJORAS. En el cementerio indígena, la actual directiva se encuentra poniendo ‘la casa en orden’. ‘Estamos capacitándonos para mejorar en todo sentido la atención a las 65 comunidades que conforman la organización del cementerio’, dijo Ruiz.  

CAMBIOS. Hasta la administración anterior, en el cementerio indígena se realizaban mingas de mantenimiento, muy frecuentemente.  La actual administración ha decidido eliminar esta práctica  con la que se multaba a quienes no asistían. También se han eliminado las reuniones obligatorias que también generaban ingresos a la organización con las multas por inasistencia.  

BENEFICIOS. ‘Luego de socializar con los cabildos de las comunidades, se ha definido que cada socio del cementerio (que sobrepasan los 5.000), deberá cancelar la cantidad de 10 dólares anuales’, dijo Ruiz, quien aseguró además que con este dinero se dará mantenimiento al cementerio y no se cobrarán multas ni los 250 dólares por cada nicho o ‘puesto’, ni el derecho de entrada de 45 dólares durante esta administración.  

OPINIÓN. ‘Es bueno que ya no se cobren multas por mingas y por las reuniones. Esperemos que con los diez dólares anuales se puedan hacer las mejoras que se necesitan en este cementerio’, dijo Carmen Quilumbango, socia del cementerio indígena.