Cayambe con grandes obras para el desarrollo

correaCAYAMBE. El presidente Rafael Correa, durante una entrevista que mantuvo ayer en Radio Ecos de Cayambe, mencionó que está planificado ampliar la cobertura del hospital local, el avance de la construcción del proyecto de agua Cayambe – Pedro Moncayo, que beneficiará a más de diez mil familias de dos provincias .

Temas. Entre otros temas abordados en el conversatorio con los periodistas, el presidente Correa habló de los avances sociales que se han logrado en atención a la niñez ecuatoriana. Mencionó que el informe del Consejo de la Niñez y Adolescencia detalla el mejoramiento en tasa de matrícula contra la deserción escolar, el acceso a la tecnología y la salud.

Destacó el avance para la erradicación del trabajo infantil en los botaderos de basura. Aunque reconoció que todavía hay temas en los que se debe trabajar.

Rafael Correa cuestionó la actitud de ciertos asambleístas que alrededor de tres años no aprueban el proyecto de Ley de Comunicación, incumpliendo la Constitución de 2008 y el mandato de los ciudadanos en la consulta popular.

Reunión. Una vez concluída la entrevista a las 10:00, el presidente acudió al colegio Nacional Nelson Torres donde se instaló el gabinete itinerante. Tras cuatro horas y media de reunión con sus ministros, el mandatario llegó al colegio Natalia Jarrín donde admiró la feria turística y artesanal, donde además almorzó, para luego volver a retomar la reunión con el gabinete.

.

Molestias. Algunos ciudadanos de esta localidad se sintieron frustrados al no poder saludar al presidente Rafael Correa, ya que los hombres que cumplen con la seguridad impiden que éstos se acerquen al mandatario.

Los cayambeños tenían gran expectativa con la visita ya que era la primera vez que visita el cantón y querían estrechar su mano, pero fue imposible, porque los hombres de la seguridad lo impidieron.

Los comunicadores incluso se ven imposibilitados de cumplir con el trabajo, ya que es impedido por los agentes. Algunos periodistas mantuvieron un cruce de palabras con los hombres de la seguridad quienes custodiaban el ingreso al lugar donde estaba reunido el gabinete. Esta actitud fue rechazada por los ciudadanos, quienes ló único que buscaban era saludar al Presidente.