Causay, el grupo musical conformado por una familia desde hace 16 años

IBARRA.- La familia Rueda Navarrete de raíces carchenses sabe cómo deleitar al público cuando suben a un escenario y forman el grupo musical Causay, palabra kichwa que significa Vida.

Inicios
Desde hace 17 años la familia de Mariuxi Naverrete, la gestora cultural del grupo, vive en Chaltura, Antonio Ante. Cada miembro de su familia se ha dedicado a la música toda su vida.

Sus hijos, que pueden tocar cualquier instrumento, empezaron desde los 3 años de edad. Tamia Rueda es la mayor y tiene 21 años; Isis tiene 19 y el menor, Damián, 10 años.

El que empezó con la música y ha sido parte de su vida es el esposo de Mariuxi, Ernesto Rueda, por lo que ella tuvo que enamorarse también de la melodía de la guitarra, del violín, del tambor.

“Yo tuve que aprender porque me casé con un músico, me fui involucrando en el grupo musical que su familia tenía”, cuenta Mariuxi.

Tras conocer más de la música también se fue vinculando a la gestión cultural y a la interpretación de algunos instrumentos dependiendo de la necesidad de la canción y de lo que sugiere el director.

Importancia
Para Mariuxi, ella y su familia son parte del grupo musical que se convirtió en la semilla que después se transformó en una orquesta infanto juvenil, que fue la primera que nació en Imbabura. “Fuimos aprendiendo nuevos métodos de enseñanza para otros niños conforme íbamos trabajando con nuestras hijas”.

Es decir, Isis y Tamia fueron las primeras en ser parte de la orquesta Infanto Juvenil Atahualpa y las que hasta ahora se mantienen.

La música para Mariuxi es el pasaporte que les ha permitido viajar a diferentes partes del mundo, “es la llave que nos ha abierto muchas puertas porque la gente nos conoce a través del arte que hacemos”.

Además, considera que son un grupo familiar que se mantiene en el tiempo a comparación de otros.

“En lugar de nosotros separarnos más bien hemos podido generar otro tipo de repertorio”, dice Mariuxi. Sin embargo, para permanecer vinculados a la música y seguir los pasos del director del grupo, Ernesto, luego de terminar el colegio en la Unidad Educativa Luis Ulpiano de la Torre, en Cotacachi, sus hijas continúan sus estudios en el Conservatorio Nacional, en Quito. Tamia estudia violín e Isis violonchelo.