Les castigaron antes de que fueran aprehendidos

Ibarra.- Una carta compromiso firmada entre las autoridades policiales y los dirigentes de la comunidad de Añaspamba, puso fin al ajusticiamiento indígena que se inició en contra de tres ciudadanos, quienes fueron retenidos por los comuneros del sector, tras ser identificados como presuntos responsables del delito de abigeato.

Los representantes del sector pidieron a los uniformados que los sospechosos sean puestos a órdenes de la autoridad competente, para acceder a su entrega.

Detalles de lo sucedido
Según el reporte policial el hecho fue comunicado a los uniformados a través del ECU 9-1-1. Los miembros del Móvil Arcángel se trasladaron al sitio y se contactaron con el presidente de la comunidad, quien les informó que habían capturado a tres personas por el presunto robo de ganado.

Enseguida los efectivos policiales visualizaron a los sospechosos, quienes habrían sido despojados de sus prendas de vestir y habrían sido agredidos físicamente. Los presuntos perjudicados se encontraban en el sector de Mariano Acosta, junto con el presidente del GAD Parroquial, el representante de la comunidad y varios moradores.

Acuerdo
Los comuneros del sector habrían sorprendido a los sospechosos, a bordo de una camioneta, mientras se llevaban dos ovejas, que fueron plenamente reconocidas por su propietario, por lo que de inmediato se levantaron en su contra para evitar el delito y dejar un precedente, con el objetivo de que ya no existan robos en la parroquia, que en su mayoría se dedican a la ganadería y la agricultura.

Para evitar más inconvenientes en el sector y llegar a un acuerdo que asegure la integridad de los sospechosos, se desplazó al sitio el coronel Marco Vinicio Narváez, jefe del Distrito Ciudad Blanca, quien firmó el compromiso con los dirigentes, para luego poner a los sospechosos a órdenes de la autoridad competente en el cantón.