Los casos de sobrepeso subieron en esta emergencia

La obesidad o sobrepeso está considerada desde hace varios años por las organizaciones internacionales de control de sanidad, como la pandemia silenciosa que ataca al mundo y a casi todos los rangos de edad, así lo explica la nutricionista Karina Andrade Quinteros.

Sin embargo, antes de que llegase el coronavirus, la Organización Mundial de la Salud estimaba que al menos 2,8 millones de personas fallecían en el mundo a causa de obesidad o sobrepeso.
Las enfermedades cardiovasculares, la diabetes e incluso el cáncer son algunos de los problemas que pueden surgir por el exceso de peso.

Desde hace unos meses, la Covid-19 es otra dolencia más que afecta de manera desproporcionada a los obesos.

La nutricionista, dietista clínica y deportiva, indicó que al inicio de la pandemia la consulta privada prácticamente desapareció en nutrición por las medidas de control y falta de un plan emergente que permita atender inmediatamente a pacientes por esta área.

Manifestó que al tener ya el protocolo de atención por consulta externa, muchos pacientes que quedaron sin recibir monitorización de salud estaban en niveles críticos con sus patologías, esencialmente aquellos con enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión arterial, obesidad y sobrepeso.

“Obviamente el confinamiento con incremento de estrés y disminución de actividad física llevó a pacientes crónicos y demás a presentar periodos de ansiedad que derivaron en aumento de apetito, que lamentablemente conlleva a seleccionar alimentos de alto valor calórico”.

Pese a ello y para evitar riesgos en la salud, algunos pacientes optan por nuevos procesos para bajar de peso. El cirujano René Gordillo, quien aplica el balón intragástrico aseguró que las consultas para este procedimiento han aumentado.