Casi la mitad del voto provincial está en Ibarra

IBARRA.- El momento de elegir ha llegado y en Imbabura son 373 442 personas quienes están habilitadas para ejercer su derecho al voto, divididas en seis cantones, de los cuales Ibarra representa el 44.4%.

 

A la capital imbabureña le sigue Otavalo con un 26,4% del total de electores. Entre ambas ciudades suman casi las tres cuartas partes del electorado. ¿Pero qué representan estas cifras al momento de rayar una casilla?

En la última década, los resultados electorales en la provincia han evidenciado, un decisión preferente hacia los representantes de Alianza País, movimiento que se perfilaba con una ideología del socialismo del siglo XXI.

En el 2009, según datos electorales, el candidato Rafael Correa obtuvo el triunfo con el 66,7% y cuatro años más tarde sería releecto con el 57,04% de los votos válidos de la provincia, pero con denuncias de inconsistencias en Ibarra y Otavalo.

Estos datos no quieren decir que se haya definido una tendencia. Para el consultor político, Álvaro Varela pensar en que la provincia haya adoptado una ideología es arriesgarse a restarle crédito académico al debate político y perder objetividad.

 

“La intención de voto en el país y la provincia siempre ha estado marcada por un populismo mesiánico que gira en torno a determinadas figuras y su oferta de campaña”, explicó.

Para el experto durante los últimos 20 años, incluso desde el retorno a la democracia, la mayoría de análisis políticos han determinado que no hay una real definición ideológica, en el ecuatoriano promedio.

Según Varela “el populismo ha llegado a imprimir acciones políticas emotivas, marcadas por el resentimiento, por la división social, el desencanto con los viejos políticos”, entre otros elementos.

Para el experto, el tema de definir una tendencia en la provincia se complica más cuando habrá una votación extremadamente dividida por la cantidad de candidatos.

“Dieciséis binomios presidenciales lo que van a lograr es destruir el sistema de representación política y restar legitimidad a quienes compitan en una eventual segunda vuelta”, añadió.