Casi siete años de prisión para exfiscal de Otavalo

Ibarra. Luego de seis días en los que se realizó la audiencia de juzgamiento en contra del exfiscal de Otavalo, Wilmer T., y el abogado en libre ejercicio Marco R., los jueces del Tribunal de Garantías Penales de Imbabura declararon la culpabilidad de los implicados y les sentenciaron a seis años y ocho meses de cárcel.

Los implicados no fueron juzgados por el delito de violación, sino por tentativa del mismo. La decisión de los magistrados no convenció a los defensores de los procesados, quienes aseguraron que apelarán ante la Corte Provincial de Justicia.

Caso. El hecho por el que el agente fiscal recibió un sumario administrativo para su destitución, se registró en Ibarra, la madrugada del 23 de diciembre de 2018.

Una mujer con el 55% de discapacidad en sus piernas, acusó a los ciudadanos de haberla violado en el interior de su domicilio. Se conoce que Marco R., fue descubierto mientras estaba con la víctima y Wilmer T., estaba afuera del domicilio, dormido y en completo estado de embriaguez, sin embargo, la mujer aseguró que los dos la agredieron sexualmente. Ambos fueron detenidos en el lugar donde ocurrió el delito y alegaron su inocencia, sin embargo el testimonio anticipado de la víctima, aseguraba que sufrió una violación.

Cristopher Gallegos, abogado defensor de Wilmer T., aseguró que no coinciden ni concuerdan con la decisión de los jueces, sin embargo, la respetan.

“Estamos seguros que la mujer nunca ostentó la calidad de víctima… existe una incongruencia gravísima por parte del Tribunal y nosotros no concordamos con esa decisión. Vamos a apelar para que al final del día brille la justicia, esta es una persecución orquestada, lamentablemente, por la propia Fiscalía General del Estado, que, apartándose del principio de objetividad, se ha dedicado a perseguir a personas que son inocentes y, a la luz de pruebas, deciden emitir dictámenes acusatorios, la audiencia de juicio terminó pero no el proceso. Cuando se realizó la aprehensión él estaba dormido en la parte externa en donde se dice se habría cometido, supuestamente la infracción”, dijo.

Por su parte, José Moreno, abogado defensor de Marco R., comentó que los jueces tienen la liberalidad de interpretar las pruebas y asumir el criterio que ellos a bien tengan, y por eso hay un Tribunal de alzada donde se va a presentar el recurso de apelación.“Al hablar de violación se tiene que hablar de acceso carnal y resulta que el Estado armó toda una persecución. Se habló de que la señora, presuntamente víctima, fue accedida carnalmente por los dos abogados, pero como ahora se le cayó la prueba material, no pudieron demostrar presencia de ADN, P30 (líquido seminal), moléculas, células, lesiones, ni nada, resulta que la señora no fue accedida y todo el tiempo dijo que sintió un cuerpo extraño en su cuerpo y no se pudo demostrar la materialidad de esto”, agregó.