Casas a punto del colapso

altMira. Desde el mes pasado, la tranquilidad para seis familias de la comunidad de Río Blanco de la parroquia Jacinto Jijón y Caamaño, perteneciente al cantón Mira se acabó, sus casas están a punto de caerse y hasta ahora no reciben la ayuda respectiva.

Problema. Según los moradores, las casas comenzaron a cuartearse desde que la maquinaria del Gobierno Provincial del Carchi frecuenta el lugar para construir la carretera que conduce hasta donde se construirá la central hidroeléctrica ‘Hidro-Mira’. Para los afectados, la vibración que provoca la maquinaria es la causa que ocasionó la destrucción de sus viviendas.

Peligro. Pese al estado en el que se encuentran las viviendas, los moradores de las casas afectadas aún continúan bajo ese techo, aseguran que no tienen otro lugar donde desplazarse hasta que les llegue la ayuda de los organismos gubernamentales.

Sobre la preocupación y necesidad de los moradores del sector afectado, Miguel Paredes, técnico del Gobierno Provincial del Carchi aseguró, "que no descarta que la vibración provocada por la maquinaria de la corporación provincial haya provocado las fisuras de las casas, pero que más que la vibración, la causa principal sería la humedad del suelo por las lluvias constantes que se generaron en la zona". Sin embargo, el funcionario aseguró que el próximo martes viajarán al lugar para realizar un estudio ampliado para emprender con las acciones que sean necesarias para ayudar a los damnificados.

Ayuda. Por su parte Fausto Ruiz, alcalde del Municipio de Mira, también visitó el lugar y aseguró que las familias afectadas deben ser reubicadas, por lo que aspira que pronto se transfieran los recursos de la emergencia para ejecutar el plan de vivienda en el cantón que aspira construir 500 casas.