Casa Quinta Matilde

luis rivadeneira jativaTiene mucha historia y está ubicada en la Parroquia Urbana de Andrade Marín del Cantón Antonio Ante, en la calle Abdón Calderón, por donde circulaban  en bicicletas hacia Natabuela y Chaltura los obreros de la Fábrica y los trabajadores del ferrocarril.

En esta Quinta vivió el perro Nilo, acompañante fiel y de inteligencia asombrosa. Desde 1920, “La Virgen de Lourdes empieza a ser venerada en el caserío de Lourdes, cuando un niño de la localidad encontró una piedra que tenía la silueta definida de una mujer. La Virgen apareció en la comunidad de Pilascacho, desde ahí, la virgen de la piedra se convirtió en la compañera de los agricultores y a este lugar se empezó a conocer como el caserío de Lourdes, ya que la imagen de la roca tiene similitud con la que fue vista en Francia”. Hasta 1935, fue un barrio de Atuntaqui. En ese año, el Concejo Municipal de Ibarra, atento al progreso material que había alcanzado desde la instalación de la Fábrica, elevó al Caserío de Lourdes a Parroquia civil. La Casa Quinta lleva el nombre de su propietaria: Matilde  y perteneció a la antigua propiedad de Orfelina Vinueza y Moisés Játiva, oriundo de Chaltura. En 1938, se crea el Cantón Antonio Ante y Andrade Marín pasa a ser Parroquia Urbana. Se ubica hacia el este de Atuntaqui, de importancia por su valor histórico, ya que aquí se construyó la Fábrica, el centro industrial más importante de la provincia.  
Los marinenses,  viven en las faldas del Taita Imbabura y gozan de su naturaleza, donde Cacha combatió hasta su muerte a los invasores incas, sin rendirse,  junto a su hija Pacha, siendo los más grandes guerreros Shyris, de la dinastía Duchicela, que llegaron a luchar por la heredad de los Imbayas y caranquis. A partir del 2001, la ex –Fábrica Textil Imbabura es Patrimonio Cultural Industrial. El 13 de julio de 2013, en la Hostería Natabuela, al cumplir 99 años, Matilde Játiva Vinueza, recibió el homenaje de sus hijos: Milton, Patricio, Marcia, Mariana, Cecilia y Jorge, sus familiares y amigos, junto a la presencia espiritual de su esposo: Jorge Montalvo Páez.

Luis Rivadeneira Játiva
rivadeneira.luis@gmail.com