Casa de la Virgen María en Éfeso

Pocas personas tienen visiones y de ellas, también pocas, en la historia de la humanidad, han logrado escribir sobre las mismas. “Anna Katharina Emmerick, sin conocer el lugar de nacimiento de la Virgen María, lo describió. Nació en Alemania, 8 de septiembre de 1774, en Coesfeld. De familia muy pobre. Fue monja canonesa agustina, mística y escritora alemana. Nació en Flamske, una comunidad agraria, actualmente en la diócesis de Münster, en Westfalia, y murió en Dülmen”. Wikipedia. Sus visiones se usaron durante el descubrimiento de la casa de la Virgen María en una colina cerca de la ciudad de Éfeso. Emmerick no había ido a Éfeso y, de hecho, la ciudad aún no se había excavado, pero las visiones que figuran en la obra de la mística se utilizaron durante su descubrimiento. La Santa Sedeno ha adoptado ninguna posición oficial sobre la autenticidad de la ubicación, pero, en 1896, el papa León XIII visitó el lugar y en 1951 el papa Pío XII declaró la casa como lugar sagrado. El papa Juan XXIII, posteriormente, hizo la declaración permanente. Pablo VIen 1967, Juan Pablo II, en 1979, y Benedicto XVI, en 2006, visitaron esta casa ya considerada un santuario. Las obras escritas sobre sus visiones se publicaron después de su muerte: “Beata Ana Catalina Emmerick y su Ángel custodio”, 24 Abril, 2015, Padre Ángel Peña y Anna Catalina Emmerick. Falleció el 9 de febrero de 1824, en Dülmen, Alemania. Fue beatificada, por el papa Juan Pablo II, el 3 de octubre de 2004.