Carlos Rodríguez: ‘El agresor llega hasta donde la agredida lo permite’’

Ibarra. El jefe del Departamento policial de Violencia Intrafamiliar, Carlos Rodríguez, explicó que la primera etapa del ciclo de la violencia es la acumulación de tensiones.

Se trata de episodios pequeños de agresividad que llevan a hechos violentos a menor o a gran escala.

Luego sigue la explosión, que es el momento en el que suceden las agresiones físicas, psicológicas y agresiones sexuales.

La tercera fase es el distanciamiento en el que la pareja se enoja por los actos de agresión.

“Se da la ley del hielo en el hogar, las parejas se separan, buscan refugio con amigos o familiares, salen de su casa, huyen y se escoden…”, precisa Carlos Jaramillo.

La última etapa es la reconciliación.

El capitán Rodríguez explica que, en esta fase, la pareja agresora busca regalos para la agredida.

Jaramillo recalca que es necesario identificar en qué etapa de la violencia se encuentra la pareja.

Enfatiza que, tras pasar por la reconciliación, se inicia nuevamente con la primera etapa del ciclo.

Es como un círculo vicioso difícil de cerrar.

Es en el distanciamiento, cuando las personas están con las señales de los golpes o el dolor de las palabras y es también cuando los casos se denuncian.

Sin embargo, en la reconciliación, se han suscitado casos en que los que se evidencia el “arrepentimiento” del agresor, pero también de la agredida que incluso retira la denuncia.

“Llegan a la audiencia e indican que no ha pasado nada, que fue un malentendido y la investigación judicial se ve con menos fuerza para sancionar a los agresores…”, precisa Rodríguez.

La dependencia económica es otro de los factores que incide en el arrepentimiento de la víctima.

Sin embargo, el ciclo de la violencia continúa en el hogar.

La denuncia se puede colocar en cada episodio violento.

El ciclo de la violencia es de cuidado.

“En la acumulación de tensiones hay que buscar ayuda psicológica”, enfatiza Rodríguez.

De los golpes, puede pasar al uso de armas e incluso llegar a la muerte.

“El agresor llega hasta donde la agredida lo permite. Si la agredida sigue permitiendo que pasen las cosas va a volver a desarrollarse el ciclo de la violencia”.

Tras el arrepentimiento incluso pueden ocasionarse femicidios y cuando esto sucede ya es demasiado tarde para la víctima.

Capitán Carlos Rodríguez, jefe policial del Departamento de Violencia Intrafamiliar.