Carlos Marx Carrasco: Las reformas son necesarias

marxIBARRA. El ministro de Trabajo, Carlos Marx Carrasco, visitó ayer la ciudad para ser parte de la rendición de cuentas que la regional 1 que esta cartera de Estado realizó. El ministro -quien está a punto de cumplir un año frente al Ministerio del Trabajo- se refirió a varios temas de interés durante una breve rueda de prensa que ofreció previo al evento.

¿Qué evaluación le deja esta gestión?
Hemos venido a pasar revista a lo que hemos podido hacer y a lo que no hemos podido hacer. (…) Sabía lo que me tocaría frente al Ministerio del Trabajo, pero como somos de hacha y machete, ahí le damos en función de dar contenido concreto a aquel principio filosófico de vida, constitucional, programático del Buen Vivir, de la Revolución Ciudadana que señala que priorizamos permanentemente al ser humano sobre el capital.

¿Qué sería ‘lo que se ha dejado de hacer’?
Habría aspirado personalmente que esté en trámite el Código Orgánico Integral del Trabajo. Pero el Presidente creyó necesario remitir a la Asamblea Nacional un proyecto específico de reformas muy concretas, ciertamente de enorme trascendencia. Esas reformas constituyen avances significativos para los trabajadores.
¿Cuáles serían los avances para los trabajadores propuestos en la reforma?
La estabilidad. Durante años se ha venido planteando este tema, pero no se ha logrado. Ahora, en este proyecto se garantiza la plena estabilidad de los trabajadores. Ojalá llegue el momento oportuno para el trámite del código en su integralidad, porque desde 1938 de vigencia del Código del Trabajo, mucha agua ha corrido debajo del puente laboral y hay que modernizarlo.

¿La estabilidad llegará también al sector público?
Sí, pero bajo las condiciones que señala la Constitución, el propio Código de Trabajo, la Ley Orgánica del Servicio Público y otras normas. Lo que ocurre es que hay, probablemente, falta de información, porque se pretende que al momento que una persona ingresa al sector público a través de un contrato ‘ocasional’, automáticamente tiene garantizada la estabilidad. La Constitución dice que al servicio público de manera estable/permanente solo se puede acceder bajo un concurso de mérito y oposición. El funcionario que está trabajando en ‘ocasionalidad’ no puede pretender quedarse de forma definitiva, deberá participar en un concurso.

¿Qué pasa con el tema de las utilidades de los trabajadores?
El proyecto de reforma en que se pone límite a 24 salarios básicos unificados, en función a la equidad. Porque inequidad no existe solamente entre ricos y pobres. (…) Hay que poner un límite razonable, que hasta el año 95 existía, en la participación de utilidades. La afectación llegaría a un poco más de 16 mil trabajadores que son quienes al año 2013 percibieron más de 24 remuneraciones básicas unificadas que suman alrededor de 8 400 dólares. Se espera que esto permita financiar parcialmente el aseguramiento de las amas de casa, ya que los requerimientos son bastantes superiores a los que de esta fuente se podría eventualmente obtener.

¿Como está el proceso de afiliación de las amas de casa?
Los preparativos: estudios actuariales, logística, papelería, modelización etc.; está listo. Pero en el momento en el que se apruebe la Ley, el IESS tendrá que actuar para lograr la afiliación empezando por las amas de casa que perciben el Bono de Desarrollo Humano (230 mil amas de casa).
Sucesivamente se incorporará a las amas de casa, que no perciben remuneración, hasta cubrir un universo esperado de 1 millón 500 mil.

¿Usted se ha fijado un plazo para la aprobación de las nuevas reformas?
Para el nuevo código no nos hemos fijado plazos, pero realizamos mejoras permanentes.

¿Cómo avanza la legalización de contratos de los equipos de fútbol del país?
Vamos a hacer un balance de que sí han entregado toda la información. Particularmente les hemos pedido que nos entreguen los contratos. Los plazos están discurriendo y vamos a ver.
De la inspección anterior que se realizó a los 24 equipos, en todos se encontró incumplimientos.
Dictamos un acuerdo para regular la relación laboral que existe entre jugadores/trabajadores y empleadores/clubes, para que ambos lados cumplan con sus obligaciones.