Carlos Arias dice que Ibarra tiene que superar el inconveniente con la familia Morejón con el diálogo

carlos ariasIbarra. El pasado domingo 29 de octubre de 2017, se realizó una sesión extraordinaria del Concejo Municipal, en la cual el concejal Carlos Arias Brito, razonó su voto manifestando que el litigio judicial con la familia Morejón ya lleva más de 25 años en accionarse y aún no se ha obtenido un resultado positivo y favorable para la ciudad.


Por ello conminó a que se forme una Comisión Especial que procure un acercamiento con la familia y, de esta manera se genere un diálogo positivo que redunde en una solución definitiva al problema. “Pues si bien es cierto se han agotado las vías judiciales en este conflicto, más no las vías del diálogo. Ibarra tiene que superar este inconveniente”.
El Gobierno Municipal de Ibarra confía en que la Procuraduría General del Estado emita un dictamen favorable para la ciudad. “Muy al contrario de aquello, mis asesores legales enfáticamente manifiestan que ese dictamen no es vinculante a una Resolución Judicial que a la fecha está en firme”.
Insistió que ante esas circunstancias el diálogo franco y abierto con la familia Morejón resultará sumamente positivo para los intereses de las dos partes.
“Como Concejal de Ibarra, no cabe en mí la mínima intención de perjudicar el buen accionar de la Ciudad, más bien la idea es superar este conflicto legal que le ha acarreado a las arcas municipales ingentes e infructuosos gastos por concepto de honorarios de abogados que no han hecho nada en pro de velar por los intereses de los ibarreños”.
Añadió que es hora de generar el diálogo y producto de aquello obtener los mejores resultados en beneficio de Ibarra. “De hecho de mi parte, como ciudadano y como Concejal he tomado esa noble iniciativa de buscar el acercamiento con la familia Morejón y en los próximos días espero tener resultado de aquello”.
Por otro lado, manifestó su rechazo e inconformidad con esa vieja práctica de los malos ciudadanos, el tirar pasquines debajo de las puertas ocultándose detrás de panfletos cuyos contenidos denigrantes afectan la buena honra y el buen nombre de personas que solo pretenden velar por los sagrados intereses de la patria chica. “Eso se evidenció después de la sesión del 29 de octubre. Desterremos estas cobardes actitudes que solo hacen mal a la imagen de la ciudad”.
Finalmente, resaltó ese firme compromiso de seguir luchando y respaldando los proyectos y las obras que vayan en beneficio de quienes más lo requieren, la ciudadanía ibarreña.