Carga ideológica ilógica

Inadmisible abuso de poder, perpetuo doble discurso, inaceptable y audaz arbitrariedad cuando desde el Estado se pretende imponer ideología política en textos escolares en un país que lamentablemente soporta momentos despóticos que abonan diariamente para una reacción incontrolable  y que con seguridad  van a  colmar la aparente pasividad de un conglomerado que a ojos vista va a explotar en cualquier momento. Sucede en Ecuador.

Aunque parezca increíble, la audacia es tan siniestra que en los libros de Estudios Sociales que usan los niños de 9 y 10 años, se usan calificativos negativos para los gobiernos anteriores al actual. En todos los textos que suman 2´ 713 334 y que fueron entregados en el régimen Costa se destaca los supuestos logros de Alianza País. Se critica a los gobiernos anteriores y se cita el llamado socialismo del siglo XXI con efectos de redención… que vergüenza. Es una visión disparatada pero innegable. Ventajosamente,  es más que prudente hacerlo, críticas razonables se multiplican desde diversos sectores. No hay derecho, el respeto debe primar. Existen criterios que se reproducen y son analizados desde  la óptica justa de la consideración, “plasmar los textos con estereotipos no es sano”,  “no se puede modelar orientación preestablecida, más en el marco de un gobierno vigente”. Es momento para opinar qué piensa usted. Mientras tanto, millones de ecuatorianos de clase media viven momentos tormentosos producto de la imposibilidad para sobrevivir, una economía en extremo inflacionaria que debilita cada vez más la capacidad para sostener una familia, impuestos disfrazados para obtener dinero a como dé lugar, pretextos incongruentes y ficticios para conseguir recursos económicos a costa del pueblo, argucias con tal de lograr objetivos inmediatos  sacrificando a la comunidad. Acontece aquí, es la verdad.

 Ramiro Bucheli Proaño
rbucheli1@hotmail.com