Cardón Bajo, tierra de emprendedores

p8f1

Otavalo. Al oeste de la ciudad, cruzando la vía de circunvalación, se encuentra el barrio El Cardón Bajo, en el que los emprendimientos ciudadanos han dado un gran impulso al desarrollo del lugar.

UBICACIÓN. Este sector de la ciudad, se encuentra ubicado en medio de varias ciudadelas y barrios nuevos. La ciudadela Imbaya al norte y este del barrio; la vía de circunvalación y Barrio La Victoria al sur; Barrio El Rocío y Ciudad Jardín al oeste.

NEGOCIOS Y EMPRENDIMIENTOS. Desde el ingreso al barrio, por la vía de circunvalación, se pueden observar negocios al filo de la vía. Existen algunos locales de compra y venta de vehículos. Adentrándonos un poco, se encuentra un centro de idiomas, el mismo que desde hace algunas semanas viene prestando sus servicios. Dos cuadras más adentro, las familias del lugar dedican sus días a la producción artesanal. Aquí se pueden encontrar gran variedad de producción artesanal.

NECESIDADES. Jaime Peralta, pr

esidente del barrio, dio a conocer algunas de las necesidades que atraviesa la población de este sector. ‘Tenemos los servicios básicos, pero desde hace algunos años estamos solicitando el adoquinado y alumbrad


LO BUENO. Entre lo que sus habitantes destacan es la unión y el sentido de solidaridad que existe en la población. ‘Cuando algo extraño ha pasado, como cuando se han dado robos, se hace una llamada por el parlante y todos los vecinos salen rápidamente. La gente es muy unida colaboradora’, dice el presidente del barrio. Lo mismo es asegurado por Viviana Jácome, quien vive en el barrio desde hace diez años. ‘La gente es muy participativa y colaboradora. La amabilidad de los vecinos es algo muy importante’, dice la ama de casa. La vía principal del barrio es muy transitada por vehículos que buscan un camino corto para las ciudadelas del sector oeste de la ciudad.
o público de algunas calles y pasajes del centro del barrio, esas, son por el momento, las necesidades que tenemos y que estamos tramitando con las respectivas autoridades’, dice Peralta.