29-12-2018 | 15:23

Sector agrícola y ganadero rechaza aumento del diésel

Agricultores y ganaderos del Carchi rechazan el aumento del precio del diésel por ser un combustible altamente utilizado en actividades del campo.

Tulcán. Al menos el 60% de la gente en Carchi se dedica a actividades relacionadas a la agricultura y ganadería. Para este importante sector de la economía local, la noticia del aumento del precio del diésel representa un golpe directo a su actividad.

Agricultores y ganaderos. Por ejemplo, Orlando Montenegro agricultor de la parroquia Julio Andrade, en Tulcán, explica que alquilar un tractor para labores del campo costaba antes 100 dólares, ahora el precio ya es de 140 dólares. De la misma manera reflexiona que este tipo de combustible que ahora cuesta 2,74 dólares (diésel particular) se utiliza en el campo para las motobombas, maquinaria agrícola e incluso para los generadores de las plantas de leche. “El diésel es prioridad para el campesino” dice, al criticar la medida que dice incidirá directamente en su trabajo. Asegura que no les quedaría más que incrementar el costo de sus productos, sea el quintal de papa o litro de leche, pero dice eso no ocurre, pues ambos productos dependen de la oferta y la demanda y hay épocas del año donde ni siquiera alcanzan a recuperar lo invertido.

Para este agricultor carchense es preocupante que el gobierno afecte de esta manera al sector agrícola y campesino que tantas necesidades tiene. Además como la mayoría de ciudadanos considera que esto es apenas el principio de un incremento progresivo de pasajes, repuestos y demás que incrementarán el costo de vida de los ecuatorianos. También Silvio Rosero, agricultor de la parroquia San José en Montúfar, indicó que para el transporte de productos utilizan fletes, que suben de precios golpeando el bolsillo de los pequeños agricultores que alquilan transporte para sacar sus productos al mercado. Tendríamos que aumentar nuestros precios y la gente no tiene para pagar más, dice al coincidir que habrá un alza progresiva de precios en todos los productos y servicio en el país que finalmente recaerán sobre el consumidor final. El sector agrícola y ganadero local la medida gubernamental se ve con rechazo.