28-11-2019 | 11:13
(I)

La devaluación del peso colombiano vuelve a preocupar a todos

Desde Tulcán se busca una declaración de “Zona Comprimida”, por parte del Gobierno central. El comercio en la ciudad se ve afectado por el cambio.

Tulcán. La situación social que vive el vecino país ya empieza a sentirse en Zona de Frontera.

Esta vez, el efecto, fue la devaluación del peso colombiano, que ayer alcanzó la cifra récord de 3524 al cambio con el dólar.

Aparte de la movilización, la reforma económica presentada por el Presidente de la República, Iván Du-que, la noche del martes último, también influyó en la devaluación de la moneda colombiana.

A estos dos aspectos se suman las tensas relaciones comerciales entre Estados Unidos y China, que tienen a la divisa estadounidense negociándose en promedio a escasos siete pesos de los 3.524 pesos.

Preocupación. Las reacciones en Tulcán no se hicieron esperar. El economista Ramiro Narváez cree que se debe tomar una medida desde el gobierno central, para contrarrestar la fuga de capitales que se dan en zona de frontera.

“El poder adquisitivo en Colombia aumenta para los ecuatorianos. Eso trae grandes consecuencias en Tul-cán. Creo que la mejor estrategia para contrarrestar esto es realizar promociones y mejorar la atención”, explicó vía telefónica.

La articulación de ofertas locales, sumadas a campañas de concienciación que impulsa la Cámara de Co-mercio, Prefectura de Car-chi y Municipio de Tulcán, puede ser una alternativa para contrarrestar la problemática.

Necesidad. Otro de las propuestas es conseguir una declaración de “zona deprimida” para la provincia de Carchi. Con esta medida se ayudaría a los comerciantes que se han visto seriamente afectados por la depreciación de la moneda. Co-lombia, tras Argentina y Venezuela, tiene la depreciación monetaria más alta de Latinoamérica en el último año, de acuerdo a los indicadores internacionales.

El precio de la divisa de esas magnitudes no se registraba en el vecino país desde el pasado 3 de octubre de este año, cuando la cotización se negoció en promedio a 3 497 pesos.