27-11-2019 | 10:23

Chalpatán, el páramo que necesita la ayuda de todos

El páramo de Chalpatán es una zona rica en flora y fauna donde frailejones, achupallas, pajonales. El lugar necesita ayuda inmediata.

Tulcán. Como un paisaje desolador y devastado. Así describen la actual situación del Páramo de Chal-patán que está siendo devastado por la tala indiscriminada.

Los gigantes frailejones, pajonales, achupallas, pencos y más flora propia del páramo del norte andino solo queda para el recuerdo.

Problema. Las denuncias que se hicieron virales en las redes sociales, han llegado hasta los escritorios del ministerio de agricultura y Ambiente en Quito.

El bosque ubicado al sur occidente de Tulcán, es la vertiente de agua para la capital del Carchi, pues desde allí nace el río Bobo y otros afluentes hídricos.

Cristian Benavides, alcalde de Tulcán, aseguró a EL NORTE que hay un problema grande en el sector, considerado un referente de la provincia.

Oficial. “Hay una preocupación ciudadana que nos ha obligado a crear una ordenanza para proteger el lugar”, adelantó el mandatario.

Sin embargo no todo es color de rosas, pues deben realizarse algunas expropiaciones que de acuerdo al último avaluó subieron notablemente en este año. “Extrañamente la revaluación de esos predios, se hicieron dos meses antes que yo entre a la alcaldía. Antes estaba a menos de cinco dólares la hectárea, ahora para expropiar necesitamos millones de dólares”, indicó.

En el escenario. Chalpatán tiene en total 12 mil hectáreas; la Hacienda Chalpatán tiene 1700; 1000 que son potreros y las 700 son ciénaga. El planteamiento que ha tomado fuerza en los últimos días es recuperar las 1000 hectáreas intervenidas a través de la expropiación de la zona y la declaratoria de Patrimonio Na-tural. La propuesta está tomando forma.

Desde la prefectura. Gui-llermo Herrera, prefecto de Carchi, coincide con Bena-vides en el tema de las expropiaciones.

“Ratificamos el compromiso de cuidado y protección ambiental. Habíamos previsto realizar una expropiación de esa zona, pero hay cosas oscuras. Hace un año una hectárea estaba avaluada en menos de 20 dólares hoy está sobre los 2 mil”, puntualizó. Al momento se espera un pronunciamiento del ministerio de Am-biente para que prohiba las actividades que se están realizando en el lugar.