26-07-2019 | 08:06
(I)

En Montúfar tampoco se elegirá la reina para este año

El cantón carchense es el primero en la provincia que toma la decisión de suspender el evento de belleza durante su celebración festiva.

San Gabriel. Por decisión unánime del Concejo municipal, el cantón Montúfar de la provincia del Carchi, no se volverá a elegir reina.

De esta manera la ciudad carchense se suma a Cotacachi, Otavalo, Ibarra, Quito, Loja y Latacunga, quienes adoptaron la polémica decisión.

La celebración por los 114 años de vida política y administrativa, se realizará del 6 al 30 de septiembre próximo.

Decisión. Ayer en sesión de Cámara se oficializó la noticia, con la derogatoria a la ordenanza que reglamentaba la elección de la reina.

Para el alcalde del cantón, Andrés Ponce, el objetivo de esta decisión es fortalecer la inclusión de la mujer en los diferentes ámbitos, además de destacar su labor.

“Estos eventos se convertían en un acto denigrante y era utilizado para hacer burla de la mujer o excluía a un sector de ellas por su condición de madre o edad”, puntualizó.

Gasto. El evento de elección de reina tiene un costo que fluctuaba entre 25 y 30 mil dólares. Con un presupuesto menor realizarán una serie de actividades benéficas que reemplazarían la labor social que cumple la reina del cantón.

Carmen Paucar, vicealcaldesa de la ciudad y presidenta de la Comisión de Fiestas, consideró que es una medida acertada.

“Para tomar esta decisión, hemos realizado algunas consideraciones y una de ellas es por el tema de austeridad”, puntualizó la autoridad municipal.

Otro de los argumentos que se tomaron para suspender la elección, pasa por la subjetividad de la belleza.

La decisión municipal se enmarca en una política de revalorizar a la mujer desde otros espacios, reconociendo sus capacidades y contribuciones en diversos campos del cantón.

“Tenemos mucho que trabajar por los sectores vulnerables, es necesario tomar acciones en el tema de movilidad”, concluyó.

Última soberana. Cristina Fuertes, actual soberana del cantón se mostró triste por la decisión, pues considera que “el ejercicio de la reina es el mejor espacio para realizar un trabajo social sin condición alguna”

A nivel personal, asegura que el último año como soberana, ha sido una bonita experiencia en lo personal, puesto que la ha permitido llegar con su aporte a sectores que lo necesitan.