Carapaz se muestra “preparado” para defender la roja en la semana decisiva

Redacción deportes, 2 nov (EFE).- El ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos), líder de la Vuelta, descansó en tierras gallegas antes de afrontar la tercera y decisiva semana con “tranquilidad y convencido de hacerlo bien” en la contrarreloj de 33,7 kilómetros que espera este martes en Ézaro.

“Me he tomado el día de descanso con tranquilidad porque la contrarreloj de mañana es muy difícil. Me he preparado lo mejor que pude para eso, manteniéndome lo más tranquilo posible, y creo que lo voy a hacer bien. Pero en la última semana todavía quedan muchos kilómetros por recorrer y muchas montañas por escalar”, dijo el ganador del Giro 2019.

Sobre las dos primeras semanas de carrera, el ciclista carchense, líder de la general con 10 segundos de ventaja sobre Primoz Roglic, destacó la pugna “divertida y emocionante” por la roja con el corredor esloveno.

“La primera semana fue bastante dura ya con la media montaña, y donde se demostró quiénes eran los favoritos. Tuve una buena oportunidad de ponerme el maillot rojo desde el principio, luego lo perdí, pero hizo que la carrera fuera mucho más emocionante y divertida, con el maillot entre Roglic y yo”.

Según Carapaz, esa pelea “ha sido bueno para los espectadores”, y destacó el hecho de haber contado con “un buen equipo” que le “ayuda a luchar por la Vuelta”.

Con los cuatro mejores de la general en 35 segundos, la última semana se perfila como emocionante, y Carapaz no descarta a rivales aparte de Roglic, como el británico Hugh Carthy.

“Muchos de los rivales aquí presentes tienen mucha experiencia en grandes vueltas, y claramente Hugh Carthy tiene mucho potencial. En el Angliru demostró su fortaleza. Las cosas se aclararán durante la última semana, veremos dónde estamos y si podemos ganar la Vuelta”.