Caprichos políticos

david ruizEl diccionario define a la palabra capricho como una “determinación que se toma arbitrariamente, inspirada por un antojo, por humor o por deleite en lo extravagante y original”. El pasado sábado, con asombro, los ecuatorianos escuchamos al presidente Correa, expresar una ‘determinación’ muy importante. No lo podíamos creer, pero la ‘determinación’ ya estaba tomada y fue anunciada públicamente. El presidente Correa le dijo al alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot:


“…Estoy tan de acuerdo con usted, Jaimito, que le propongo hacer un documento (que diga) que es el pueblo el que tiene derecho a elegir, ya, firmamos el martes que voy a Guayaquil, en la Gobernación, ese acuerdo, y reformamos la Constitución para la reelección indefinida… Así que, firmemos ese acuerdo y reformamos la Constitución, ¿qué le parece?…”. Da pena ver cómo se juega con los destinos del Ecuador. ¿De dónde acá, la posible reforma a la Constitución, la tienen que decidir el Presidente de la República y el Alcalde de Guayaquil? ¡Hasta a Nebot le pareció absurda la propuesta!: “Veo que por gracia de su majestad don Rafael Primero, que se cree Rey, me ha conferido a mí la calidad de Virrey. Él piensa que nos sentamos los dos, firmamos un documento, y el país tiene que obedecer”, dijo. Hace algunos años, ciertos presidentes en ejercicio, consultaban y pedían la venia al ex presidente León Febres Cordero, antes de hacer tal o cual cosa; hoy, a falta de Febres Cordero, es consultado su heredero político. El grupo gobernante, quería el sí de Nebot, para lanzarse a la reforma constitucional que permita la reelección indefinida. Nebot no aceptó el clamor, y les dejó ‘con los churos hechos y la bata alzada’. Finalmente, el viaje de Correa a Guayaquil no se dio; el documento para la firma del acuerdo se quedó sin firmas; y Nebot respondió a Correa con un amorfino: “El Presidente está picado, por eso actúa ofuscado. A gritos pide mi relevo, pero en balde, porque Guayaquil quiere a su alcalde. Aquí no hay ley del embudo, porque este pueblo no es coju…”.

David Ruiz Sevilla
davidruizsevilla@hotmail.com