Campaña masiva de vacunación antirrábica canina y felina …

perrosIbarra.- Aproximadamente 200 mil dosis de vacuna antirrábica, para perros y gatos, se colocarán en Imbabura durante la campaña impulsada por el Ministerio de Salud Pública. La rabia es una enfermedad mortal que se produce cuando un animal que tiene el virus ataca a una persona.

Detalles. Gonzalo Jaramillo, coordinador zonal 1 Salud, explicó que la rabia es una zoonosis causada por un virus. Afecta a animales mamíferos, domésticos y salvajes. Se propaga a las personas a través del contacto de la saliva infectada mediante mordeduras y arañazos.

“El Ecuador es uno de los países de América Latina que ha dado pasos trascendentales para controlar y eliminar la rabia urbana. Con mucho beneplácito podemos decir que en el país no circula esta enfermedad desde hace aproximadamente más de 10 años y ese trabajo tiene que ser sostenido para que no regrese”, dijo y explicó que los dueños de las mascotas pueden acudir a cualquiera de los centros de salud y también a las brigadas móviles que estarán en distintos lugares.

A nivel nacional. En un comunicado, el Ministerio señaló que para interrumpir la circulación del virus, la vacunación canina y felina es la estrategia de control más importante. Agregó que este tipo de campañas se vienen replicando desde el 2006.
Personal del Ministerio recibió capacitaciones el pasado 14 de mayo sobre los lineamientos de la campaña masiva de vacunación.

Uno de los temas que se trató en la jornada fue el uso de vacuna antirrábica humana en esquema pre y posexposición.

Se calculó la población de perros considerando que por cada 7,6 personas hay 1 perro. La población de gatos se calculó estimando el 10% de la población total de perros.

De esta forma el total de la población canina y felina a vacunar en la campaña es el 90%  con 2 millones 217 mil 523 mascotas.

El pionero. Como anécdota, Jaramillo comentó a EL NORTE que fue él quien precisamente lideró el Plan de eliminación de la rabia urbana en el Ecuador en 1996-2001. “Creo que ese es el aporte de todo un equipo de epidemiólogos de todo el Ecuador que se trabajó cuando esta enfermedad asolaba al país. Con mucha satisfacción vemos que luego de más de 20 años de trabajo el país está libre de rabia y eso nos da mucho orgullo porque se aportó con un grano de arena a la complejidad de la salud pública de esa época. Pero también nos da un tanto de esperanza porque vemos que definitivamente la salud pública tomó un rumbo hacia la excelencia de calidad y que nos permite avizorar menos gente enferma y trabajar con hábitos saludables”.