Campaña de MUNERA

La conferencia Episcopal Ecuatoriana, a través de la Pastoral Social-Cáritas Ecuador, ha entregado material de reflexión, afiches y estampas en las parroquias e Instituciones católicas, para motivar a los fieles a esta noble causa de solidaridad humana con el lema: “Amor es compartir”.

  Las organizaciones caritativas de la Iglesia tiene el cometido de reforzar esta conciencia en sus propios miembros para vivir el mandamiento nuevo dado por Jesús de amarnos los unos a los otros.  La Iglesia es la familia de Dios en el mundo; la parábola del buen samaritano sigue siendo el criterio del comportamiento y muestra la universalidad del amor. Todos los hombres de buena voluntad estamos llamados a ser constructores de una sociedad fraterna donde se entienda que Dios es Padre y Padre nuestro.    El amor es un don, o sea es donarse y eso se empieza desde compartir los bienes hasta llegar a compartir la vida.  El amor es posible y nosotros podemos ponerlo en práctica porque hemos sido creados a imagen de Dios.  Vivir el amor, es llevar la luz del mundo y la esperanza a los pobres y excluidos. El Papa Bendedicto XVII, nos dice: el amor al prójimo está enraizado en el amor a Dios y es ante todo tarea para todo fiel.  Los primeros cristianos vivían todos unidos y lo tenían todo en comunión, vendían sus posesiones y  bienes y lo repartían entre todos, según la necesidad de cada uno.  Quién intente desentenderse del amor se dispone a desentenderse del hombre en cuanto hombre.  Siempre habrá sufrimiento que necesite consuelo y ayuda. El próximo Domingo de Ramos se receptará esta tradicional colecta de solidaridad en las curias diocesanas y parroquias.  Con nuestra ayuda generosa calmaremos el hambre de muchos y la iglesia que sostiene varias obras sociales con los enfermos, ancianos y necesitados.

 P. Mauro Aguirre T.
      Especial para diario EL NORTE