Campaña a favor de personas con discapacidad sigue sin comenzar

otavaloOTAVALO. Hasta el momento no se cumple con lo ofrecido. El miércoles inicia la segunda fase El 10 de diciembre como parte de las actividades del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, hicieron el anuncio y hasta el momento no se cristaliza.

Las cuatro empresas de buses de la ciudad, se sumaban a la campaña nacional ‘respeta mi espacio, respeta mi tarifa, respeta mi parada’, iniciativa que va dirigida a las personas con discapacidad y adultos mayores. Esta campaña permite motivar el respeto a la atención prioritaria y a los derechos de las personas con discapacidad, en el uso del servicio del transporte público.

“Ojalá se cumpla pues muchas veces los buses no nos paran y nos cobran el precio que no es”, argumenta Miguel Mestanza quien posee una discapacidad física. Mestanza quien vive en la ciudadela Imbaya asegura que en muchas ocasiones los controladores no respetan su condición de discapacidad.

EN ESPERA TOTAL

Los compromisos que se adquirieron por las empresas de transporte de Otavalo no se cumplieron. Salvo la cooperativa de buses Imbaburapak que cumplió con las expectativas, las otras empresas aún no han colocado los sticker donde se promueve esta campaña.

Anita Yacelga, secretaria ejecutiva del Consejo Cantonal de la niñez y adolescencia explicó que dentro de este proceso se cumplirá con la segunda fase que va dirigida a la capacitación a los conductores, dueños de buses y controladores.

“El miércoles iniciamos con la segunda fase de este proyecto que son las capacitaciones con los integrantes de la cooperativa 8 de Septiembre”, comenta. Con esta campaña, que también auspicia el Conadis se reafirma su compromiso por impulsar y garantizar el principio de igualdad y no discriminación.

Según Yacelga, el respeto debe venir tanto de conductores como de usuarios, ya que hay un gran número de discapacitados, que utilizan el transporte público. “Tenemos varias quejas donde aseguran son irrespetados, además de adultos mayores, mujeres embarazadas y niños que no pueden utilizar los espacios asignados exclusivamente para ellos”.

Se espera lograr la colocación de todos los sticker en las unidades de buses hasta marzo próximo. A pesar de ello, al momento tanto discapacitados como mujeres embarazadas pagan la mitad de su transporte.