Se plantean cambios en el sistema de educación del país

IBARRA.- La denominación ‘Ser Bachiller’ ya no existe desde abril de 2020, lo que hay ahora es un examen de grado y examen de ingreso a la universidad.

La asambleísta por Imbabura e integrante de la Comisión de Educación, Silvia Salgado Andrade, explicó que la Constitución establece que todo el sistema educativo tiene que tener su evaluación.

Como ejemplo, dijo que se trata como eran las tesis de grado antes. Aclaró que se quitó la conexión llamado examen ser bachiller, que dependiendo del puntaje de este tenía acceso a la universidad, “eso se corta, se concluye con la evaluación el bachillerato y se inicia con un examen de ingreso a la universidad”.

Sin embargo, añadió que el tema en discusión es qué se evalúa y hacia dónde se conduce. En la Constitución existe un organismo autónomo, que es el INEVAL (Instituto Nacional de Evaluación Educativa).

 

En esta ley “nosotros damos algunos criterios para que la evaluación sea más objetiva”, indicó refiriéndose al proyecto de la reforma de la Ley Orgánica Intercultural Bilingüe que fue aprobada el martes.

“Esta ley tiene un proceso más allá de la coyuntura actual, dijo Salgado, quien agregó que son casi cuatro años que se inició el debate, con cerca de 20 proyectos presentados, “lo que se da a entender de que existe una demanda del sector educativo respecto a algunas reformas”.

De la misma forma manifestó que hoy se plantea un sistema de protección de derechos de los niños, niñas y adolescentes, para lo cual, la consejería estudiantil se revaloriza, “tenemos para atender a cuatro millones y medio de estudiantes, pero apenas tenemos tres mil profesionales en el área de la psicología”. Eso, de acuerdo a la asambleísta, tiene que cambiar.

 

Durante una entrevista en ENtv, la asambleísta provincial mencionó que esperan que haya voluntad política, por ejemplo para cubrir las vacantes o los profesionales que sean necesarios y para lo cual se requiere presupuesto.

Además, aseguró que cualquier actividad que el Estado financie a través de la redistribución de ingresos puede ser susceptible de recortes, pero menos salud y educación.

 

También aclaró que no desaparece el bachillerato general unificado, “sigue habiendo un tronco común de materias a aprobar. Pero hay que identificar las inclinaciones, capacidades de nuestros estudiantes y prepararles para el acceso a la universidad. Se fortalece el bachillerato técnico en artes”.