Habrán cambios en el mercado de San Pablo en Otavalo

Desde el martes los 34 miembros de la Asociación de Vendedores de la Terminal retomaron las actividades. Los vendedores de alimentos vuelven a brindar sus servicios luego de cumplir con varias exigencias y protocolos de bioseguridad.

Los puestos de venta de comida tienen otra imagen. La Asociación tuvo que invertir alrededor de 4.500 dólares en las adecuaciones realizadas para poder retomar las actividades. Cada local de venta tiene instalado un panel que separa a los clientes del espacio donde se realizan los alimentos y evita el contacto directo con los compradores.

La asociación también tuvo que invertir en la instalación de un techo para ubicar las mesas en donde era la parada de taxis. “Estos trabajos los realizamos con el esfuerzo de todos los compañeros”, explicó Orlando Meza, presidente de la asociación.

La paralización de actividades por la pandemia también afectó económicamente a este grupo de comerciantes que vivían del ingreso diario. “Esto causó problemas económicos a nivel mundial y nosotros también estamos incluidos. Son casi 5 meses los que no hemos trabajado y nuestras economías, al igual que la de muchas familias están en emergencia.

Ahora esperemos que las autoridades nos permitan trabajar porque cumplimos las normas de bioseguridad”, explicó.