Cambios físicos para alcanzar una verdadera rehabilitación en Ibarra

“El objetivo es mejorar la infraestructura de este centro, que es obsoleta. El principal cambio es la cocina, en donde tenemos una nueva edificación”, fue la primera noticia, que con notable alegría, dio a Diario EL NORTE, Jaime Yacelga, director del Centro de Privación de Libertad de Adultos Varones Nro. 1 Imbabura.

Al ingresar el lugar, el cambio es notable, en el primer patio luce un extenso mesón, en donde las personas privadas de libertad consumen sus alimentos, además de la adecuación de un espacio junto a los emprendimientos, en donde funcionará, desde hoy, el nuevo economato.

En el pabellón de Prioritaria existía un espacio subutilizado, en donde se construirán dos amplios talleres para las personas de esta área. En el segundo patio una construcción luce impecable y da la bienvenida a los visitantes, en donde funcionará el proyecto de lavadora, al cual podrán acceder los internos, en precios módicos.

En el mismo sitio construyeron un baño para las visitas mujeres, que luce limpio y está bajo el mantenimiento de los propios internos.

A pocos metros están los talleres, una construcción inconclusa que estaba a cargo del Municipio de Ibarra, en donde lograron construir una loseta, para que los internos realicen sus trabajos en un espacio más adecuado.

Mientras que, en la capilla del centro, se construyó una batería sanitaria y ducha, para solventar las necesidades de los internos que se forman, tanto espiritualmente, como en talleres y cursos, además de cuando se requiere el espacio para albergar a los PPL del pabellón de Choferes.

Declaración oficial
“Las intervenciones, a excepción de la cocina, el mesón y la batería sanitaria de la capilla, son realizadas con autogestión que se la consigue a través de nuestros proyectos de emprendimiento y con la ayuda de instituciones, personas naturales y familiares de las PPL.

Quienes ponen su mano de obra son los privados de libertad que conocen de construcción, tenemos albañiles, cerrajeros y carpinteros, que además de eliminar el ocio, pueden acceder a la entrega de certificados que tienen una valoración en el momento de obtener beneficios penitenciarios.

Es un incentivo para ellos y lo hacen con mucho gusto para evitar el encierro en las celdas y se convierten, así, en personas productivas”, dijo Yacelga.

Finalmente aseguró que, como proyectos a futuro, lo primordial es lograr que les hagan la entrega del predio de la U.E. 28 de Septiembre, además de incrementar el tema de seguridad, mejorar la cancha deportiva e implementar una campaña interna contra la corrupción.