Calles y mercados de Otavalo repletos de vendedores y visitantes

Tras el Estado de excepción solicitado por el COE Nacional y autorizado por decreto presidencial 1291, y de casi un mes sin que los mercados y plazas de la ciudad abrieran los fines de semana, el segundo día fuera del estado de excepción las calles reventaron de comerciantes ambulantes y visitantes de diferentes centros de expendio.

Vendedores formales de plazas de expendio, negocios comerciales y comerciales ambulantes indicaron su descontento al conocer que los fines de semana, los cuales se destina a genera una gran feria comercial en la ciudad ya no se realizara debido a restricciones a nivel nacional.

Varios de estos comerciantes solicitaron al COE Cantonal trasladar los días de feria, son embargo, se había mencionado que no existe tal necesidad ya que comerciantes prácticamente salían todos los días, exceptuando sábados y domingos.

Mercados, zona central, principalmente las calles Abdón Calderón, Sucre y Simón Bolívar se encontraron repletos de comerciantes ambulantes, visitantes y compradores.

Productos en canastas en el suelo o aspergeados por una manta, vendedores ambulantes, personas sin espacio para caminar libremente por la ciudad y aglomeraciones se vieron durante el sábado, primer día de feria después del confinamiento total.

Por una parte, es evidente la necesidad y urgencia de los comerciantes por salir a vender sus productos en los días en donde más afluencia existe al centro de la ciudad, esto como un aspecto de reactivación económica del sector.

Por otro lado, las grandes aglomeraciones, personas sin mascarilla y sin respetar el distanciamiento, la gran desorganización y en sí, focos de contagios que pueden incrementar aún más el estado crítico de la ciudad, se figuran como una gran preocupación.

Por el inminente gran número de personas que van a existir en los días de feria en las calles, el COE Cantonal insiste en la responsabilidad individual de adoptar medidas de prevención para el control de la pandemia, por lo que solicita a la ciudadanía implementar y cumplir las medidas biosanitarias y de distanciamiento social en todos los espacios.