Búsqueda de excursionistas a Puruhanta con tecnología de punta

Ibarra.- El viernes 18 de enero de 2019 fue un día especial, emprendí una aventura con el Cuerpo de Bomberos de Ibarra al rescate de los excursionistas a Puruhanta que se extraviaron desde hace más de una semana.

Fue una mañana fría. La temperatura marcaba los 3 grados centígrados, el cielo estaba nublado. El ambiente estaba marcado por el viento helado y una ligera llovizna. Sin embargo la esperanza de localizar a los montañistas estaba presente en todo el equipo del rescatistas de los bomberos.

El reloj marcó las diez de la mañana, llegamos al sector de Gallo Rumy, en el sector de Mariano Accosta (Pimampiro), lugar que se convirtió en una especie de base de operaciones para guiar a los compañeros rescatistas del Cuerpo de Bomberos de Ibarra.

La vegetación es espesa y difícil de explorar.

El CAT1, un vehículo equipado con equipo de comunicación de última tecnología es controlado por dos personas y un ingeniero en comunicación, sirvieron de guía a cinco bomberos que fueron trasladados por un helicóptero de la Policía Nacional al sector de Mariano Acosta, lugar donde empezaron la búsqueda de las cinco personas desaparecidas hasta el momento.

Luis Mena, uno de los rescatistas que fue parte de en esta búsqueda contó, que fueron tres días duros y complicados por las condiciones que fueron desfavorables para visualizar máximo a veinte metros de distancia.

Contó que caminaban todo el día hasta las 17:30 que empezaban a buscar una base para poder levantar un pequeño campamento para poder dormir, “todos los lugares eran completamente húmedos lo que dificultaba poder acampar tranquilamente”.

A las ocho y media del siguiente día empezaban la búsqueda de los extraviados. “Lo más importante fue la comunicación mediante el Cat 1. Ellos fueron los que nos daban las coordenadas para seguir avanzando en la búsqueda”. Añadió que “fueron dos noches que pasamos con mis compañeros en medio de las montañas, con caminos totalmente húmedos con mucho lodo que dificultaba la labor. Con dos comidas al día era lo suficiente para poder seguir avanzando en la búsqueda y rescate”.

Según narró, la comida consistió en galletas y atún por la facilidad de poder comer.

En la tarde viernes llegaron al sector de Pesillo, por la guía de sus compañeros desde el CAT1. “Llegamos en buen estado de salud por la preparación que tenemos, yo llevo nueve años en el Cuerpo de Bomberos de Ibarra y he tenido oportunidades de salir a buscar a personas extraviadas en la montaña con resultados favorables, en esta ocasión no fue posible, recorrimos más de 30 kilómetros por la montaña”.

“La alegría de poder ver a mis compañeros fue grande al ver los vehículos de mis compañeros que salieron a darnos el encuentro”

Con emoción contó que lo primero que hice al subir al vehículo fue llamar a su esposa, para decirle que está bien. “Fue mi hija quien contestó, me dijo papi en donde estás, ya vienes”.

En el lugar de Pesillo, los comuneros del sector junto a familiares de los extraviados planificaban para el rescate.

A pie y a caballo salían este sábado con dirección a Ventanas.

Oscar Urcuango, quien lidera el grupo de comuneros, es una persona que ha vivido mucho tiempo en la parte alta de la montaña y sabe todos los caminos y senderos que pueden estar las personas extraviadas.

“Hay diferentes entradas y presumo que están perdidos porque no conocen bien la zona, si no me equivoco si buscamos a unos 15 kilómetros en línea recta, podremos encontrar a los excursionistas”, dijo. “Es por la neblina que impide a las personas guiarse en la salida, la vegetación es espesa dificulta caminar en el lugar”

Los familiares y amigos de los montañistas, con el respaldo de las unidades de rescate esperar que muy pronto los encuentren.