Buscan que el tallado de madera de San Antonio sea un patrimonio

Ibarra. El tallado de madera es un referente en San Antonio, que ha ido disminuyendo con el paso de los años. Una actividad que espera renacer como Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador, un paso al que esperan llegar con el apoyo de la investigación liderada por la Universidad Técnica del Norte.

Situación que preocupa. Chardin Reascos, gestor cultural e impulsor del proceso para la declaratoria, precisa que, hace 16 años, cuando se emprendió un proyecto se estableció que la parroquia contaba con 4 600 artesanos.

Sin embargo, la realidad ha cambiado y, se ha evidenciado un abandono de la actividad.

Reascos puntualiza que en el último censo realizado en 2015 por parte del GAD parroquial de San Antonio con el Instituto Tecnológico Liceo Aduanero se evidenció que la cantidad de personas dedicadas al tallado de madera disminuyó a 650.

La dolarización, la falta de protección a las artesanías locales y nacionales, el encarecimiento de la materia prima, la falta de identidad de las artesanías están entre los factores que identifica Chardin Reascos para la disminución de la actividad.

“No existen políticas propias para la salvaguarda de las artesanías”, lamenta.

La investigación es importante, pero también las políticas públicas.

En lo legal. Reascos sostiene que el proyecto de ordenanza que regula la preservación, mantenimiento y difusión del patrimonio cultural no toma en cuenta el tema puntual del rescate patrimonial de San Antonio de Ibarra, específicamente del tallado de madera.

La investigación. Marcelo Gómez, director del Instituto de Altos Estudios de la UTN, manifiesta que existen varios aspectos en cuanto al rescate del patrimonio. “San Antonio requiere una ordenanza propia; es un conjunto de habilidades de personas que han tenido una capacidad histórica de las manualidades y artesanías.

De eso se trata la investigación que se propicia por parte de la Universidad Técnica del Norte, de ver a San Antonio, tanto en su pasado, presente y futuro”, explica Gómez.

“Qué sucedió en el pasado, que a todos los pobladores les gustó tanto esto de tallar en la madera, por qué es la raíz de la artesanía en San Antonio, qué pasó después con los pioneros, como Daniel Reyes, qué hizo él de fantástico, en su pueblo, para que a todos sus parientes, vecinos y amigos les agrade la práctica del tallado en la madera”.

Ya existían antecedentes previos a Daniel Reyes, sobre el tallado. “Saber que en San Antonio traen en la sangre el arte impregnado en sí, que nunca tienen que olvidar su identidad”, enfatiza el investigador.

Se espera que el tallado de madera, que fue el origen de las artesanías, se convierta en el tercer Patrimonio Cultural Inmaterial de Imbabura.

Chardin Reascos manifiesta que lo más importante será recuperar la iniciativa, el amor y cariño hacia el tallado. Como patrimonio se solucionaría la problemática actual en forma integral, afirma.

Con la investigación la idea es recuperar la actividad a través de motivación en los niños y jóvenes.

Además se lograría apoyo de los gobiernos locales, que deberán involucrarse en los procesos.

“Hay que entender que los sanantonenses deben empoderarse de esta iniciativa de la investigación porque será un referente a nivel local y cantonal y puede dar visiones diferentes de cómo sostener esta actividad con el tiempo”.

Personaje. Aunque la labor del tallado de madera ha disminuido en San Antonio, uno de sus referentes es Marcelo Chuquín, quien este año ganó el Mundial de Escultura realizado en Rusia. Empezó a tallar madera desde los 10 años de edad y, actualmente, a sus 44 años, no ha dejado de realizar la labor.

Heredó el amor al arte por parte de su padre, Marcelino. Uno de los objetivos de Marcelo Chuquín es promocionar San Antonio de Ibarra a través del arte, porque cree que su parroquia tiene mucho que lograr, aunque reconoce que falta apoyo.