Buscan que el Estado responda por el hecho

Ibarra. Laura Estefanía Maldonado Ortega, la joven oriunda de Tabacundo, de 21 años de edad, que perdió el cuero cabelludo durante una práctica en el Cuerpo de Bomberos de esta jurisdicción, interpuso una demanda al Estado Ecuatoriano por las lesiones irreversibles que sufrió la mañana del 30 de mayo de 2015.

La afectada acudió al Tribunal Contencioso y Administrativo, con sede en el Distrito Metropolitano de Quito, buscando, como última instancia, que las autoridades respondan por su tragedia, que no sólo le trajo desgracia a ella, sino sus padres, que han luchado en audiencias, reconocimientos, peritajes y un sinnúmero de diligencias, en búsqueda de justicia, ya que no pudo volver a estudiar y su familia quedó sumida en las deudas, luego de pagar los costos de las intervenciones quirúrgicas.

Proceso. Según el sistema de la Función Judicial, la demanda fue interpuesta contra el Presidente de la República del Ecuador, el Ministerio de Educación, el alcalde del GAD de Pedro Moncayo, el procurador Síndico del GAD de Pedro Moncayo y el Procurador General del Estado.

Los magistrados que actuarán durante el proceso son

Mauricio Bayardo Espinosa como ponente, acompañado de los jueces Pablo Alfonso Castañeda y Marco Vinicio Albán.

Los hechos. Laura recuerda ese fatal día. “Teníamos que ir al Cuerpo de Bomberos de Tabacundo, eso nos comunicaron en el colegio, nos dijeron que allá teníamos que hacer las prácticas”, relató.

“Ya dimos las pruebas y los bomberos nos dijeron que por la despedida nos iban a tomar un examen obligatorio, en la cual debíamos pasar raptando por diferentes carros y la motobomba estaba prendida”, dijo Laura.

Con un grupo de amigas fueron a solicitar a los bomberos que se encontraban a cargo de los estudiantes que no les hagan pasar por debajo de los autos, pero esto no fue concedido.

“Nos formamos porque estábamos en grupos, primero pasaron los hombres, después pasé con mis dos compañeras, justo en el tercer carro en la motobomba, meten la manguera y, por la fuerza del agua, se me enreda el cabello”, acotó la afectada. Ella recuerda que ese momento sus compañeras empezaron a gritar porque el piso estaba lleno de sangre.

Laura fue atendida en el hospital Eugenio Espejo en donde le realizaron varias cirugías. Quedó en coma 17 días y pasó internada en la casa de salud durante tres meses.

“Me llevaron al hospital Eugenio Espejo, le vi a mi tía orando, y le dije que quería ver a mi hermano, entró mi hermano lo vi y quedé en coma por 17 días. Para mí, desde ese día, ha cambiado totalmente mi vida, no puedo hacer lo que me gusta, debo tener muchos cuidados”, comentó la joven en su última entrevista con Diario EL NORTE.

Laura perdió parcialmente la visión del ojo derecho y tiene pérdida total de la audición del oído izquierdo.

Sentencia. Los ciudadanos que fueron procesados por el hecho son los bomberos Vicente Perugachi, Henry Aimacaña Cumbal, Edwin Quinchiguango, Karina Alexandra Costa y Henry Marcelo Villa Tupiza, además del responsable del cuidado de los jóvenes, Luis Cé-sar Toapanta.

El Tribunal de Garantías Penales de Pichincha, presidido por Mabel Tapia, declaró culpables a todos, excepto a Costa, por considerar que no tuvo responsabilidad en la actividad.

Además, los sentenció a un año y ocho meses de pena privativa de libertad y como reparación integral impuso a cada uno el pago de $ 10 000. Esta sentencia se encuentra en apelación.