Buscan justicia luego de intento de femicidio

Ibarra. Con una grave afectación de los tendones, Ma-riana de Jesús V., de 27 años de edad, se recupera de la brutal agresión de la que fue víctima el último domingo en el sector de A-zaya. Mientras ella está internada en el área de cirugía del hospital San Vicente de Paúl, sus hijos de 10 y 4 años, le esperan en casa al cuidado de su abuela.

El agresor de Mariana sería Cristian Roberto R., de 22 años de edad, padre del ni-ño más pequeño y exconviviente de la herida.

Según testigos del hecho, todo el problema inició por una pelea entre mujeres y Cristian se metió, y utilizando un machete, agredió a Mariana en la mano. La mujer también tenía heridas en los dedos y la cabeza.

Al sitio llegaron de inmediato paramédicos del Ministerio de Salud Públi-ca, quienes al ver la gravedad de la herida en el antebrazo, la trasladaron hasta la casa de salud pública. Horas más tarde, el agresor de Mariana fue detenido en un inmueble a donde ingresó personal policial de la Dirección Nacional de De-litos Contra la Vida, Muer-tes Violentas, Desaparicio-nes, Extorsión y Secuestro de la Policía Nacional (DINASED) y del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) y luego de la audiencia de calificación de flagrancia, recibió la orden de prisión preventiva y al momento se encuentra en el Centro de Privación de Li-bertad de Personas Adultas Varones de Ibarra, mientras se cumple la instrucción fiscal.

Del encarcelamiento de su expareja, Mariana se enteró desde la cama del hospital, a donde su madre, Eli-zabeth Ch. acude diariamente para ver su mejoría.

Declaración. Con gran preocupación, la mujer visitó Diario EL NORTE, y dijo que lo único que pide es conciencia a las autoridades competentes, para que el caso de su hija no quede en la impunidad.

“El miércoles le hicieron la segunda cirugía, ella está tranquila. El día de los hechos yo estaba dentro de la casa con mis nietos pequeños, entre ellos el hijo pequeño de Mariana. Cuando escuché el problema me fui a donde una prima de ella a avisarle, pero nunca imaginé que el escándalo iba a ser de tal magnitud. Pido a las autoridades que se pongan la mano en el pecho y actúen con justicia”, mencionó Elizabeth.

La mujer además está bastante preocupada por la situación económica de la familia, ya que se encuentra sin trabajo.

“Ella pagaba el arriendo y los servicios básicos, se dedica a peinar y los domingos trabajaba en un albergue. Ahorita yo no tengo ni para la comida, para llevarle al niño al inicial, me toca pedir prestado”, comentó la madre de Mariana, añadiendo que le mencionaron que existen más personas involucradas en el hecho, entre ellas un hombre que fue quien le entregó el machete al agresor. Dicha ar-ma cortopunzante fue encontraba en el domicilio donde fue detenido el sospechoso, la madrugada del lunes.

Denuncia pública. Una familiar de Mariana, quien prefirió proteger su identidad por temor a represalias, manifestó que quieren que la gente conozca lo que pasa en Alpachaca, ya que existe mucha violencia y machismo y nadie reclama.

“Hacemos un llamado a las autoridades, para que él pague las consecuencias de lo que hizo, porque lo hizo premeditadamente. Esta gente es de San Lorenzo, y no estamos de acuerdo con los problemas, por amenazas y temor nadie hace na-da. El tío político del agresor de mi familiar nos ha estado amenazando de muerte desde la cárcel de Latacunga, para evitar que denunciemos. Si algo pasa con mi familia, es responsabilidad de ellos”, agregó.

LA VÍCTIMA PRESENTA MÁS HERIDAS

Cortes en los dedos y varios golpes en la cabeza, son las secuelas que también tiene Mariana luego de la brutal agresión.

La mujer es el sustento de su hogar, según comentó su madre, Mariana se dedica a realizar peinados, pero las heridas le incapacitarían de continuar laborando por un tiempo, y esa es la mayor preocupación, ya que los niños están estudiando y el padre de uno de ellos, es la persona que se encuentra privada de su libertad.

La familia espera que Mariana se recupere pronto y pueda regresar junto a sus hijos, ya que según la madre, siempre ha cuidado de ellos y es la primera vez que existen este tipo de enfrentamientos entre los dos, la madre dijo que sí le golpeaba, pero jamás usó armas cortopunzantes.