Burlados, así se sienten los jubilados en Imbabura

Ibarra. De lo fantástico no queda nada y de la propuesta para un centro geronto-geriátrico, de atención a los jubilados, ofrecido por el expresidente del Consejo Directivo del IESS, Richard Espinosa, solo quedan los planos, las palabras y fotografías de su visita al lugar.

Malestar. Burlados, así dicen sentirse los jubilados asociados a la Federación de Imbabura que esperan que el Mundo Fantástico sea rehabilitado pues actualmente está rodeado de maleza y su infraestructura está destruida.

Las ratas acabaron con las butacas ubicadas en el teatro, que tenía capacidad para 120 personas.

En lo que fue la cocina y el comedor se observan sillas destruidas, un refrigerador oxidado y una puerta de madera en el suelo, totalmente deteriorada.

Realidad. El Mundo Fantástico, ubicado en Yahuarcocha, estuvo habilitado hasta el año 2003.

La falta de mantenimiento de los administradores del IESS hizo que el espacio se destruyera, recalca el presidente de la Federación de Jubilados de Imbabura, Aníbal Mora. El lugar es de propiedad del IESS, lo quisieron vender, agregó Mora, pero los jubilados no lo permitirán. También existían 28 cabañas que servían para la estadía de los familiares de los jubilados que llegaban de otras ciudades. Mora dice que, de la venta de bienes improductivos del IESS en Imbabura se pueden obtener los recursos para la remodelación del Mundo Fantástico.

Recuerda la visita que hiciera en octubre de 2017, el entonces presidente del Consejo Directivo del IESS, Richard Espinosa. “Caminó con nosotros, y me entregó 20 afiches grandes, en cada uno había los nuevos ambientes del Mundo Fantástico. Dijo que la primera semana de 2018 vienen los técnicos y comenzamos a construir…”

Los jubilados le agradecieron, pero “todo fue mentira se burló de nosotros”, enfatiza el presidente.

Luego de este hecho, Aníbal Mora comentó que tenían la idea de poner una placa a Richard Espinosa, “pero de la infamia porque ni él ni nadie puede burlarse de los viejitos”, argumentó.

Tienen ganas de llorar viendo las ruinas de lo que quedó el Mundo Fantástico.

No pierden las esperanzas de seguir con vida hasta que llegue la anhelada remodelación. Mora recalca que la lucha no es solo de ellos, sino también de los jóvenes, que serán los jubilados del futuro.

Los jubilados ayer realizaron una caminata y llegaron hasta el Mundo Fantástico para exigir su arreglo.
En octubre de 2017 el entonces presidente del Consejo Directivo del IESS, Richard Espinosa (d) ofreció reconstruir el Mundo Fantástico. Decía que se invertirán $6 millones. Todo quedó en ofrecimientos.
Miguel Andrango con nostalgia mira lo que quedó del Mundo Fantástico, que antes se utilizaba para capacitación y recreación.