Burbuja inmobiliaria

Este término es sinónimo de especulación en el mercado inmobiliario, muchos síntomas  pueden mostrar que si estamos o no frente a este fenómeno. Uno de ellos es el incremento desmesurado de los  precios de todos los bienes inmuebles. En esto tiene mucho que ver factores de fondo como la falta de suelo apto para edificar,  beneficios fiscales concedidos para adquirir viviendas, las remesas de inmigrantes, la facilidad para adquirir créditos y la especulación en el precio del suelo.

En Estados Unidos estalló la burbuja inmobiliaria, porque para incentivar la economía, el Departamento del Tesoro bajó el interés en la adquisición de vivienda  y posteriormente aumentó este interés drásticamente, permaneciendo los sueldos  congelados, esto  impidió a muchos  pagar por sus  viviendas y   nadie podía vender porque nadie tenía dinero para comprar. Si bien es cierto que en nuestro país el Estado ha intervenido como lo ha hecho incentivando la construcción para mitigar la necesidad de vivienda de los ecuatorianos, asi como el Biess otorgando crédito con bajo interés para sus afiliados y jubilados, pero tales intervenciones consideramos no son motivo para  esta supuesta especulación.
En el caso de Otavalo el valor del suelo que  en cierta forma se  disparó  a finales del siglo pasado, el precio por metro cuadrado  en la calle Sucre era muy alto, pues  la demanda también era muy alta, tal es asi que se pagaba mil dólares y mas por metro cuadrado, esto infló los precios llegando a niveles alarmantes e incidió en la economía local. Afortunadamente la “calentura”  pasó  y los precios han vuelto a cierta normalidad, aunque  los precios de los predios en nuestra ciudad son relativamente altos en relación a  la provincia. Consideramos hoy estamos frente a un cierta subida de precios  de materiales de construcción que inciden directamente en los costos finales de una vivienda pero no en niveles alarmantes o especulativos.  

 Pedro Manuel Ramírez

      pm_ramirezt@hotmail.com