Brisas bolivarianas de exportación

El cinismo del gobernante venezolano Nicolás Maduro y de su incondicional pero no fiel adlátere, Diosdado Cabello, quien funge como presidente de la eterna Asamblea Constituyente, no tiene límite.

No son siquiera capaces de esbozar un mínimo sentido de decoro y respeto.

Muy sueltos de huesos, en cuanto han ocurrido los desmanes en Chile, salieron a gritar a los cuatro vientos que unas “brisitas bolivarianas” están soplando en algunos países latinoamericanos, incluido Ecuador, y que pronto “empezarían los huracanes”…

Tales individuos deben entender que su fracasado modelo castro/chavista es una afrenta a la dignidad humana, afrenta dolorosa que debe cesar en Cuba y Venezuela; que venezolanos y cubanos son pueblos que lamentablemente han padecido y soportado la mano dura, la pobreza y el retraso que los regímenes comunistas tiránicos suelen imponer a sus ciudadanos.

Ah, pero eso sí, ¡échenle una miradita al dispendio y boato con que viven los dirigentes de dichos países! Los cubanos han sido permanentes exportadores de “ideología” y violencia.

Lo hicieron hace décadas en Angola, con fuerza militar incluida. Lo han hecho descaradamente en Venezuela, con la anuencia de Chávez y Maduro, y siempre con la supervisión de los rusos, en plan de indeseables estabilizadores de la geopolítica mundial. Chile –país altivo, democracia sólida- no tolerará burdas injerencias.