Brigadistas buscan a más discapacitados

alt

Cotacachi. Los médicos de la Misión Solidaria Manuela Espejo visitaron hogares en Cotacachi, a fin de detectar personas con capacidades especiales para registrarlos y que se beneficien de la ayuda del programa social impulsado por la Vicepresidencia de la República.

 Visitas. Catalina Lucero médica de la Misión Solidaria Manuela Espejo ayer visitó a Yarina Guandinango, que padece insensibilidad al dolor. La pequeña que junto a sus padres reside en la comunidad de Piava Chupa de Cotacachi ya consta en los registros de la misión.

Ella tendrá la oportunidad de ser valorada por los médicos cubanos que en el mes de agosto volverán al país para realizar estudios a  estas personas.

En cambio el trámite de Silvia Bonilla, madre de Yarina para beneficiarse con el bono Joaquín Gallegos Lara continúa.
Lucila Pichamba, de 25, que reside en la comunidad del Topo Grande de este mismo cantón fue registrada en la base de datos de la Misión Solidaria Manuela Espejo.

La doctora mencionó que el objetivo de la misión es cambiar la calidad de vida de estas personas.

 Culmina trabajo. Hoy concluye el trabajo de los brigadistas de la Misión Solidaria Manuela Espejo en el cantón Cotacachi. En esta localidad la labor se inició el 11 de junio. Se entregaron  alrededor de 1039 ayudas técnicas a 762 personas con discapacidad.

José Rafael Pichamba de 68 años de edad que vive en la comunidad El Topo Grande en Cotacachi, recibió un colchón que le permitirá descansar cómodamente.