Brasil y el costo de su Mundial

carlos-davilaLa selección de fútbol de Brasil pasó a ser conocida como la “Canarinha” o la “Verde amarela” a partir del cambio de colores de su uniforme, realizado después del Maracanazo, con el fin de espantar los fantasmas de su derrota ante Uruguay ocurrida en 1950.Uniformes aparte, ¿cuánto ha costado organizar  el Campeonato Mundial de Fútbol Brasil 2014? Se han lanzado cifras disimiles al respecto. La más aproximada gira alrededor de 15 000 millones de dólares. Cantidad que se habría invertido en construir y remodelar 12 estadios, en mejorar las vías de acceso, los aeropuertos y otras facilidades para recibir a una multitudinaria afición nacional y extranjera. ¿Aportan al Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil las obras civiles citadas?  Si, y también la facturación de restaurantes, hoteles, agencias de viaje, transporte interno, pues son bienes y servicios adicionales. La demanda interna del país organizador tiene un jalón importante pero solo durante un mes.  En general, el crecimiento económico de un país en función de la organización de un Mundial de Fútbol ha sido marginal. Ningún anfitrión de magnos eventos ha visto a su economía crecer dramáticamente por efecto de ponerlos en marcha. Es posible que, más bien, les quedaren sedes deportivas subutilizadas. Si se contrasta la cifra del PIB brasilero contra el costo de organización del Mundial vemos su irrelevancia comparativa. Pero en el lado micro económico pueden suceder cosas extraordinarias. Algunos negocios puntuales habrían movido cantidades de recursos muy importantes en función de agentes económicos muy específicos. Pero, en el aspecto social, al contrario, queda la imperdonable, provocativa y ofensiva laceración del despilfarro. ¿Habrá un remezón electoral? Lo sabremos en octubre cuando Dilma Rousseff cuente los votos y vea los resultados de su campaña de reelección. Allí conoceremos cuánto le ha costado la controversial organización de la Copa y el precio político de la goleada que Alemania le propinó a la querida Canarinha.