Botellas se convierten en muros

Botellas de plástico llenas con basura, se convierten en eco-ladrillos que dan forma a muros, jardineras, mesas y bancas. La parroquia Natabuela, del cantón Antonio Ante, se encuentra implementando el proyecto “basura cero”, que busca promover el reciclaje en  los estudiantes y la comunidad.   

PROYECTO. Jorge Sisa, presidente del Gobierno Parroquial de esta localidad, comentó que el proyecto  inició con la socialización en los centros educativos, cuyo objetivo fue sensibilizar a los niños, niñas y adolescentes sobre la importancia de reciclar y trabajar con estos materiales. Se estableció un convenio con los técnicos del programa ‘Basura cero’, el Gobierno  Parroquial y los centros educativos: Escuela Carlos Montúfar, de la comunidad de los Óvalos; Unidad Educativa Daniel Pasquel; Centro Artesanal Talleres San José; y los dos centros infantiles del Buen Vivir, para impulsar el proyecto.

CONSTRUCCIÓN. La bioconstrucción consiste en un sistema de arquitectura, fabricado con materiales amigables al ambiente, para lo que en la primera etapa se trabaja en la campaña de concienciación sobre el manejo de residuos domiciliarios que se destinan al relleno sanitario de la localidad. De esta manera se logra recuperar material plástico, vidrios, neumáticos, entre otros desechos que se generan en las instituciones educativas. “La aceptación del proyecto entre los estudiantes, padres de familia y los moradores, demuestra el interés que la comunidad  tiene por aportar a mejorar el medio ambiente, comentó el presidente.

RÉPLICA. San Roque es una de las parroquias que con este istema de arquitectura, construyó un ecoparque. El Artesón, está ubicado en la quebrada del barrio La Delicia, donde se colocaron 40 mil eco ladrillos.